Mi tercer cumpleblog

Escribo estas líneas desde Sevilla, la ciudad de los días azules y el sol de la infancia de Antonio Machado. Un paraíso cultural en el que me siento en casa.

Como sabéis los lectores asiduos del blog, en estos tres años me ha cambiado la vida. He tenido la suerte de hacer amigos extraordinarios, personas con las que puedo contar siempre y que han cambiado mi visión de la humanidad. También he conseguido algo que ansiaba desde pequeña: dedicarme profesionalmente a mi pasión.

Nunca olvidaré la sensación que experimenté al leer la primera biografía sobre Marie Curie. Cuando fui consciente de que su triunfo no habían sido los dos premios Nobel sino consagrar su vida a la ciencia. Yo quería encontrar mi propio tesoro, aquello que me produjese la misma exaltación que sentía ella al investigar. Y finalmente, después de muchos años, lo hallé. Mi piedra preciosa es la divulgación científica. Lo que más me satisface es transmitir a los demás mi amor por la ciencia y mostrarla en todo su esplendor.

Durante tres años este blog ha sido mi principal laboratorio, el lugar donde he podido disfrutar de mi tiempo libre haciendo lo que más me gusta. Gracias a él, el año pasado conseguí reconocimientos muy valiosos como el premio Tesla de la plataforma Naukas o el premio al mejor blog del Concurso de Divulgación del CPAN. No obstante, sabía que esta situación no podía durar eternamente, necesitaba entregarme a la divulgación por completo. Y así lo transmití en mi primera colaboración en la editorial Next Door, abrí mi corazón en el lugar dónde más deseaba divulgar y que es ahora mi verdadero laboratorio. Trabajar en Next Door supera todos mis sueños. Siempre he echado a faltar, en la transmisión del conocimiento, el espíritu renacentista que respira la casa de Oihana Iturbide.

Este blog no desaparecerá. También es vuestro y me encanta escribir en él. Pero disminuirá el número de publicaciones. Estoy enamorada de Next Door y no dejo de pensar en la editorial y en cómo desempeñar mis tareas lo mejor posible. Necesito concentrarme y dedicarle mi potencial creativo y divulgador.

Gracias por estos tres años, tenerte como lector es el mayor de los premios.

Para celebrar el tercer cumpleblog por todo lo alto os dejo con esta preciosa muestra de poesía y ciencia:

LA CIENCIA DE LA ALEGRÍA
Carlos Marzal

CON el frío escalpelo de la mente
has abierto la piel de la mañana,
la carne de las cosas en su altura
y en su profundidad,
convulsos átomos,
remotas nebulosas estelares,
que dilatan los vértices del tiempo.
La minuciosa infinitud cercana
y el turbulento plan del infinito.

Pretendías aislar en su pureza
el principio esotérico que rige
la danza discordante de la vida,
ingresar en el útero feliz de lo real,
si es que existe esa médula, si resulta tangible
que hay una alquimia de placer oculto
en la materia que urden los sentidos.
Tu disección buscaba ese elemento
de la tabla periódica, que diera
una remota causa a la felicidad.

Pero en el epicentro de las cosas que quieres
no hay un sagrario hueco en donde baile,
por el querer sin más de su energía,
la esencia indivisible que mueve el entusiasmo.
No hay un altar de luz para la euforia.

Los objetos del mundo son un arcón sin fondo
en donde malgastar, aprovechándola,
la feroz voluntad de ser feliz.
Contra cualquier dictado de prudencia,
cada instante reclama, irreflexivo,
una conjura unánime de ti.
La asombrosa oquedad de la mañana
no merece un segundo de tristeza.
El único exorcismo que te exige
el displicente mundo material
es tu bárbaro júbilo.
Para que arda en su ser
la alegría voraz de los inconquistables.

Paul Rommer «Seville skyline»

Paul Rommer
«Seville skyline»

Publicado en Divulgación | Etiquetado , | 10 comentarios

«Mecánica cuántica, láseres, neutrinos y el Señor Lobo» por Álvaro Peralta (@ribap)

En esta ocasión volvemos a tener el honor de contar con la colaboración de mi buen amigo el Doctor en Física Álvaro Peralta, también conocido como Láserman. Su artículo es un auténtico regalo puesto que trata uno de los temas más apasionantes de la física: los neutrinos y la forma en la que los láseres pueden ayudarnos a conocerlos mejor. 

Aunque pueda resultar un poco presuntuoso, tengo la sensación de que la gente que nos dedicamos a la interacción láser-materia somos como el Señor Lobo de la película Pulp Fiction. ¿Tienes un problema que necesita solución? Muy fácil, llámanos. Resolvemos desde la incontinencia fecal (no es broma) hasta el micromecanizado de piezas con un alto valor añadido con una precisión inimitable, pasando por el borrado de tatuajes o los sistemas de detección de ultra trazas de narcóticos y/o explosivos. Pero en esta entrada me quiero detener en un proyecto especialmente ilusionante para nosotros, que aúna dos campos en principio sin ninguna relación como son la Física de Partículas y la Física de láseres. En concreto voy a intentar describir como los láseres pueden ayudar a responder las dos grandes preguntas de la Física de neutrinos: la jerarquía de masas y la naturaleza de estos.

La existencia de los neutrinos fue postulada por primera vez en 1930 por Wolfang Pauli para explicar la aparente no conservación de la energía en la desintegración beta (transformación de un neutrón del núcleo atómico en un protón más un electrón y un antineutrino). En 1956 Clyde Cowan, Frederick Reines, F. B. Harrison, H. W. Kruse, and A. D. McGuire publicaron la confirmación experimental de la predicción teórica de Pauli.

Fig1

Sin embargo aunque conozcamos la existencia de los neutrinos desde hace bastantes décadas y sean las partículas más abundantes en el Universo que conocemos, ¡6 1010 neutrinos atraviesan cada cm2 de nuestro cuerpo cada segundo!, aún quedan muchas incógnitas que resolver. La principal razón de nuestra ignorancia es que los neutrinos al no tener carga eléctrica y ser extraordinariamente ligeros, no hace demasiados años aún se dudaba sobre si tenían o no masa, interaccionan de forma muy débil con la materia. Por ello, cualquier experimento relacionado con neutrinos es un auténtico “tour de force”.

Fig2

Quizás las dos grandes preguntas de la Física de neutrinos, y muchos piensan que tras el descubrimiento del Bosón de Higgs estas son las grandes cuestiones de la Física de Partículas, que debemos resolver en la próxima década son la jerarquía de masas de los neutrinos y su naturaleza. Vayamos por partes.

 1.- Jerarquía de masas de los neutrinos

Si no fuera suficiente con la dificultad que ya tiene de por si detectar partículas tan ligeras sin carga eléctrica, la naturaleza ha ido un paso más allá y ha dotado a los neutrinos de una propiedad un tanto singular. Los neutrinos a medida que se propagan cambian su naturaleza.

Fig3

Es decir, imaginemos que por ejemplo mandamos un neutrino electrónico a un observador. Durante el viaje, éste no medirá un neutrino electrónico sino una combinación de los distintos tipos de neutrinos. De forma técnica esto se conoce como oscilación de los neutrinos, y en 2015 se otorgó el premio Nobel de Física por el descubrimiento de este fenómeno.

Fig4

Este fenómeno tiene como consecuencia que en los experimentos no podamos medir la masa individual de un tipo de neutrino determinado, siendo nuestro observable una combinación lineal de la masas de los distintos tipos. En consecuencia, es posible conocer con mucha precisión las diferencias de masas entre los distintos tipos de neutrinos, pero no su jerarquía. Es decir, no sabemos si existen dos neutrinos pesados y uno ligero, o por el contrario existen dos ligeros y uno pesado.

Fig5

Para resolver esta cuestión un grupo de la Universidad de Okayama hizo hace unos años una propuesta sorprendente (RENP, radiative emission neutrino pairs, por ejemplo [1, 2]) aunando conceptos de óptica cuántica, interacción láser-materia, y física de partículas. La propuesta es rompedora no solo por su multidisciplinaridad, sino porque supondría, en caso de funcionar, un cambio de paradigma en los experimentos de Física de neutrinos. Ya no serían necesarios complejos y costosos montajes experimentales, siendo sustituidos por experimentos “table-top”, es decir experimentos que caben en una mesa óptica normal (típicamente 3.5 m x 1.5 m).

La teoría de RENP aunque no es excesivamente compleja, si resulta un poco tediosa de calcular. De una forma resumida RENP se basa en un esquema de niveles como el siguiente:

Fig6

Tenemos un estado fundamental (ground), un estado excitado, y un estado metaestable. Las transiciones ópticas (a un fotón) entre el estado fundamental y el excitado, así como entre el excitado y el metaestable son permitidas, y la transición entre el metaestable y el fundamental prohibida. Sin embargo en Quantum Electrodynamics (QED) existe una probabilidad no nula, aunque bastante pequeña, de que un electrón en el estado metaestable se relaje al estado fundamental emitiendo un fotón y dos neutrinos. Estudiando el espectro de este fotón, es decir estudiando la energía, es posible obtener información muy valiosa sobre los neutrinos emitidos. Por ejemplo, podemos determinar su jerarquía de masas.

El problema que plantea esta técnica es que la sección eficaz, es decir, la probabilidad de que ocurra tal fenómeno, es miserable (del orden de 10-34 s-1). Tan miserable que con los instrumentos actuales es imposible medirlo. Pero no todo está perdido. La señal se puede amplificar si hacemos uso de la Mecánica Cuántica.

Fig7

La primera idea que se nos puede ocurrir para amplificar la señal RENP es aumentar la densidad del target N. De esta forma amplificaríamos la señal, que escalaría como N, pero seguiría siendo insuficiente. Sin embargo, si podemos inducir un estado macrocoherente en el target, es decir, un estado de superposición cuántico entre los distintos átomos o moléculas del target, la señal escalaría como N2 alcanzando, aunque con mucho esfuerzo, los límites de detección actuales. De forma técnica el fenómeno es muy parecido al fenómeno de superradiancia de Dicke [3]. La idea subyacente es que al inducir un estado de superposición coherente se maximiza la polarización del target y, por tanto, su respuesta no lineal.

De acuerdo a lo anterior, investigar la jerarquía de masas de los neutrinos “se resume” a conseguir un estado macrocoherente en un target lo suficientemente denso. Evidentemente la inducción de estados coherentes se hace mediante láseres y ya existen algunas propuestas al respecto como por ejemplo una nuestra J [4]. Aunque, a decir verdad, hoy por hoy las limitaciones técnicas todavía son enormes, y para comprobar el potencial real de RENP tendremos que esperar unos años.

2.- Naturaleza de los neutrinos

Los neutrinos, como fermiones que son, tienen antipartícula. Al no tener carga eléctrica existen dos posibilidades para los antineutrinos: que neutrino y antineutrino sean partículas distintas y entonces serían fermiones de Dirac, o que neutrino y antineutrino sean la misma partícula y entonces serían fermiones de Majorana. Por clarificar un poco los conceptos nos podemos fijar en otros fermiones como los electrones. Al tener el electrón carga eléctrica negativa la antipartícula del electrón, el positrón, que tiene carga eléctrica positiva es necesariamente una partícula distinta. Sin embargo para los neutrinos la cosa no está tan clara.

Fig8

Actualmente existen distintos experimentos en el mundo (por ejemplo GERDA, KamLAND-Zen, o EXO-200) buscando responder esta respuesta. Uno de estos experimentos es NEXT (Neutrino Experiment with a Xenon TPC) liderado por el científico español y buen amigo J.J. Cadenas @JuanJoseGomezC1.  NEXT se basa en el proceso de desintegración beta doble de núcleos de 136Xe, por el que dos neutrones de forma simultanea se transforman en dos protones más dos electrones y dos antineutrinos que son emitidos por el núcleo. Este proceso aunque extremadamente improbable (“half life” del orden de 1021 años) se ha podido observar experimentalmente.

Fig9

Sin embargo en el caso de que los neutrinos fueran fermiones de Majorana, antes de abandonar el núcleo existe la posibilidad de que uno de los antineutrinos se transforme en un neutrino aniquilándose con el antineutrino restante, produciéndose por tanto solo la emisión de los dos electrones. Este proceso se conoce como “neutrinoless double beta decay” siendo su “half life” del orden de 1026-1027 años y aún no se ha observado de forma experimental. Este es el proceso que busca la colaboración NEXT.

Fig10

Como la probabilidad de que ocurran cualquiera de los dos procesos, decaimiento con neutrinos y sin neutrinos, es tan extremadamente baja, es necesario concentrar una enorme cantidad de átomos de 136Xe y protegerse de cualquier fuente de ruido espurio. Es por esto que se utilizan materiales radiopuros para evitar la radioactividad natural (recordemos que la tierra es un planeta muy radioactivo y que las cadenas de desintegración del torio y del uranio tienen un periodo de semidesintegración de “solo” 109 años), y el experimento se llevará a cabo en el laboratorio subterráneo de Canfranc para protegerlo lo más posible de la radiación cósmica. Aún así, el nivel señal/ruido esperado sigue siendo demasiado bajo dificultando mucho cualquier descubrimiento.

No obstante, existe una posibilidad, muy difícil pero ahí está, de hacer el experimento “background free” y poder así discriminar sin margen de error entre un falso positivo y una desintegración real. Todo se basa en que en cada proceso de desintegración del 136Xe se produce un átomo de bario. Por tanto, si fuéramos capaces de correlacionar la señal eléctrica producida por los electrones con la detección del átomo de bario podríamos rechazar todos los falsos positivos ya que estos producirían exclusivamente una señal eléctrica, por ejemplo debido a la ionización de un átomo de xenón por un rayo cósmico, y nunca un átomo de bario.

A la idea general de localizar el bario se le conoce como “Barium tagging” BaTa y, salvando las distancias, es como el Santo Grial para este tipo de experimentos. Se llevan más de 20 años intentando diversas técnicas para localizar este único (!) átomo de bario en unas 10 atmósferas de presión de átomos de xenón. Nuestro “approach” al problema es usar láseres. Más concretamente una técnica llamada LIF “light induced fluorescence”. A grandes rasgos la idea es iluminar el átomo de bario con luz láser azul y recoger la fluorescencia de los niveles excitados en el rojo. Esta técnica es muy utilizada en Física atómica y molecular pero en este caso todo se complica por las condiciones experimentales. ¡El verdadero problema es que tenemos que localizar un solo átomo!

Fig11

Aunque la empresa es muy difícil tengo, tenemos, muchas esperanzas depositadas en esta idea. Quizás pueda resultar un poco presuntuoso pensar, ¿os acordáis del Señor Lobo al principio del post?, que después de tanto tiempo persiguiendo BaTa un grupo de físicos irreductibles de una pequeña aldea lo va a conseguir. Pero hay que ser osados ¿no? Además creo que es la primera vez que este problema de BaTa se afronta desde el campo de la Física atómica y no desde la Física de partículas lo cual aporta nuevas ideas y técnicas que seguramente no han sido exploradas.

Parafraseando al genial pintor francés Paul Gauguin:

“El arte (La Ciencia) es solo plagio o revolución”

Si tenéis cualquier duda, o queréis más detalles estaré encantado de ampliar la información de este post en los comentarios.

NOTAS

[1] «Neutrino Spectroscopy with Atoms and Molecules». Atsushi Fukumi, Susumu Kuma, Yuki Miyamoto, Kyo Nakajima, Itsuo Nakano, Hajime Nanjo, Chiaki Ohae, Noboru Sasao, Minoru Tanaka, Takashi Taniguchi, Satoshi Uetake, Tomonari Wakabayashi, Takuya Yamaguchi, Akihiro Yoshimi and Motohiko Yoshimura. arXiv:1211.4904v1.

[2] «Conditions for Statistical Determination of the Neutrino Mass Spectrum in Radiative Emission of Neutrino Pairs in Atoms». Ningqiang Song, R. Boyero Garcia, J. J. Gomez-Cadenas, M. C. Gonzalez-Garcia, A. Peralta Conde, and Josep Taron. arXiv:1510.00421.

[3] R.H. Dicke Phys. Rev. 93, 99, 1954.

[4] «A novel technique to achieve atomic macro-coherence as a tool to determine the nature of neutrinos». R. Boyero, A. V. Carpentier, J.J.Gomez-Cadenas, A. Peralta Conde. arXiv:1510.04852.

 

 

Publicado en Física Cuántica, Física de Láseres, Física de Partículas, Física Nuclear | Etiquetado , , | 3 comentarios

El blog de Nikola Tesla

0027

El otro día, mientras navegaba por internet, me pasó algo increíble, di con un blog que contenía videos grabados por el mismísimo… ¡Nikola Tesla!

Al parecer, tal y como se cuenta en el blog, en abril de 2012 (he tardado un pelín en enterarme…) se desclasificó todo el material hallado en la habitación 3327 del hotel New Yorker, en la que se alojaba Nikola Tesla en el momento de fallecer. Hasta entonces, la versión oficial era que los agentes que irrumpieron en la habitación el 9 de enero de 1943 sólo habían encontrado una caja llena de documentos que, tal y como concluyó el oficial del gobierno e ingeniero eléctrico Dr. John G. Trump, carecían de información técnica de interés siendo en su mayoría de carácter especulativo y filosófico. Pero la versión oficial había sido una tapadera. Los famosos “papeles de Tesla” no eran de papel, lo que hallaron resultó tan enigmático que se mantuvo en secreto durante más de cincuenta años.

tesla0014

 El objeto misterioso que confiscaron fue una cinta de VHS, lo cual no tendría nada de especial si no fuese porque en aquel momento no se había inventado. Pero eso para los científicos no fue un problema, se pusieron manos a la obra y cuando se desarrolló la tecnología necesaria, el contenido de la cinta quedó al descubierto revelándose su importancia. Se tenía que asegurar que estaría en buenas manos y, a tal efecto, se eligieron como custodios, con el compromiso ineludible de divulgarlo a la sociedad, a cinco centros de investigación, entre ellos al Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y a la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT).

 El material, recopilado en la web http://teslablog.iaa.es, consiste en una treintena de vídeos, que Tesla bautiza como Teslablogs, en los que el inventor divulga sus logros científicos y tecnológicos, comparte los entresijos de su vida profesional e inquietudes y apunta algunas ideas consideradas como visionarias.   Lo inquietante es que el contexto de los mismos es totalmente actual y se hace referencia a conceptos que por aquel entonces no existían.

0028

Y por si esto no fuese suficiente, uno de los teslablogs es su propio videocurrículum. Parece ser que el objetivo era la búsqueda de financiación para sus inventos. En este insólito documento, un Tesla contento de hablar de sí mismo nos informa sobre sus datos personales, formación académica, experiencia laboral, habilidades, aficiones e intereses profesionales. Una verdadera joya de visionado obligatorio.

Abrid la puerta de la historia de la ciencia y descubrid al verdadero Tesla a través de sus palabras…

tesla0016

Publicado en Divulgación | Etiquetado | 3 comentarios

Ángeles Alvariño, la gran oceanógrafa

alvariñoportada

Dedicado a mis amigos gallegos

Este 2015, la sociedad gallega rinde homenaje a una de sus personalidades científicas más eminentes, la oceanógrafa María Ángeles Alvariño que nos dejó diez años atrás. Reconocida a nivel internacional, fue distinguida con la Medalla de Plata de la Xunta de Galicia en 1993 y en 2005, meses después de su muerte, la Universidad de la Coruña le dedicó la Semana de la Ciencia. Ángeles desarrolló gran parte de su carrera investigadora fuera de su hogar pero dejó su legado científico al archivo Municiplal de la Corunña. Este año, la comunidad científica gallega celebra que gracias a una de sus hijas, se conoce mejor el océano que baña sus costas.

María Ángeles Alvariño González nació en Serantes (Ferrol) el 3 de octubre de 1916. Fue una niña inteligente y curiosa que a los tres años ya leía y aprendía solfeo y piano. Su gusto por la lectura le llevaba a explorar con asiduidad la biblioteca de su padre, el doctor Antonio Alvariño Grimaldos, donde disfrutaba especialmente de sus libros de historia natural. En 1933 terminó el Bachillerato Universitario en Ciencias y Letras en la Universidad de Santiago de Compostela, con las disertaciones: “Insectos Sociales” y “Las mujeres en el Quijote”.

En 1934, se trasladó a la capital para iniciar sus estudios de Ciencias Naturales en la Universidad de Madrid pero estos se vieron interrumpidos por el comienzo de la Guerra Civil. Durante el periodo de cierre de las aulas, aprovechó para mejorar su nivel de francés y empezar el aprendizaje del inglés, lo que resultaría fundamental para su futura carrera investigadora en los Estados Unidos. En lo concerniente a su vida personal, en 1940 contrajo matrimonio con Eugenio Leira Manso, capitán de la Marina de Guerra Española y Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Ambos tuvieron una hija, María de los Ángeles Leira Alvariño, que se convertiría en una conocida arquitecta y urbanista.

74angeles-alvarino

Cuando finalmente se reabrió la universidad, Ángeles prosiguió sus estudios, licenciándose, en Ciencias Naturales, en 1941. Durante los siete años siguientes impartió clases en diversos colegios universitarios del Ferrol. En 1948, su marido fue destinado al Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Madrid y Ángeles se incorporó como becaria. El IEO, oficialmente, no admitía mujeres, pero la calidad de la labor investigadora de Ángeles fue tal que decidieron admitirla en 1950. Dos años más tarde consiguió, por oposición, una plaza de bióloga oceanógrafa en el Instituto Español de Oceanografía de Vigo.

Sus primeros trabajos aparecieron en el Boletín del IEO y versaron sobre temas y áreas geográficas muy diversas: las incrustaciones marinas en los cascos de los buques, el zooplancton (de Terranova, del Mediterráneo occidental y del Atlántico) y las pesquerías. Su última publicación con el IEO fue el monográfico “Los quetognatos del Atlántico, distribución y notas esenciales de sistemática” (1969). Dicha obra abarca el estudio del material biológico obtenido entre los años 1952 y 1965, que había cedido ese organismo y otras instituciones extranjeras. En sus páginas, se describen una treintena de especies con una revisión de los caracteres morfológicos esenciales de las mismas, ilustraciones detalladas y notas complementarias sobre los diferentes estados de madurez sexual.

En 1953, se le concedió una beca del British Council para realizar investigaciones sobre zooplancton en el Laboratorio de Plymouth, bajo la dirección de Frederick S Russell y Peter. C. Corbim. Ángeles se convirtió en la primera mujer a bordo de un barco británico de investigación en calidad de científica y se inició en el estudio de varios grupos de predadores zooplanctónicos y en el ictioplancton (huevos y larvas de peces), con muestras de agua del golfo de Vizcaya y del canal de la Mancha. Descubrió en el plancton a un quetognato indicador de aguas costeras templado–cálidas del Atlántico E (Sagitta friderici) y abundantes huevos y larvas de sardina en áreas tradicionalmente de pesca del arenque.

Tres años más tarde recibió una subvención de la Comisión Fullbright para continuar sus investigaciones sobre zooplancton en el Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachusetts bajo la tutela de Mary Sears, zooplanctóloga experta en Sifonóforos y presidenta del primer congreso oceanográfico de los Estados Unidos. Esta, impresionada con su obra, la recomendó para ocupar un puesto en el Instituto Scripps de Oceanografía, en La Jolla, California, donde permaneció hasta 1970 analizando miles de muestras de plancton obtenidas en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Muchas de las muestras procedían del área de California, ya que en aquella zona se llevaban a cabo muestreos mensuales de plancton tras la desaparición de la sardina de California en 1948 y de la industria conservera regional. Ángeles recordaba que al llegar a Scripps:Me encontré con un océano de muestras de plancton para estudiar, e inicié con ansia y entusiasmo esos estudios con las colecciones obtenidas en ese año”. Como homenaje a la institución y a los años consagrados a ella, le dedicó una nueva especie descubierta (Sagitta scrippsae) que es una indicadora muy útil de las aguas frías procedentes del Norte (Corriente de California) que se extendían extensamente en verano hacia el Sur. Pero aparte del estudio de la repercusión en las corrientes y la dinámica oceánica, encontró tiempo para doctorarse en Ciencias por la Universidad de Madrid con la tesis: “Los Quetognatos del Atlántico. Distribución y Notas Esenciales de Sistemática”.

angeles_alvarino

Su carrera profesional estaba en constante evolución y en enero de 1970 obtuvo el cargo de Bióloga Investigadora en el reconocido Southwest Fisheries Science Center (NOAA), para efectuar estudios sobre la albacora y otros pescados, las pesqueras y el efecto de los depredadores del plancton en la supervivencia de las larvas de pescados. A partir de 1976, recibió numerosos nombramientos académicos de universidades como la Universidad de San Diego, el Instituto Politécnico Nacional de México, la Universidad Federal de Panamá o la Universidad Nacional Autónoma de Méjico.

Tras su jubilación oficial en 1987, continuó como científica emérita, publicando los resultados de sus investigaciones y colaborado con expediciones organizadas por todo el mundo. Realizó estancias como profesora asociada o visitante, en las universidades Autónoma de Méjico y de San Diego (1979/1984); así como en el Instituto Politécnico mejicano. También dedicó esos últimos años a dar a conocer el pasado científico de España con múltiples conferencias y la redacción del libro “España y la primera expedición científica oceánica.” Tal fue su afición por las expediciones que a su fallecimiento en San Diego (California), el 29 de mayo de 2005, dejó terminado otro manuscrito sobre el estudio que había llevado a cabo de las aves y animales marinos encontrados en la expedición Malaspina.

Ángeles Alvariño nos dejó como legado más de un centenar de artículos científicos en reputadas revistas españolas, norteamericanas y sudamericanas, así como monografías, capítulos de libros y un libro sobre la historia de las expediciones científicas españolas. Su impacto en la bibliografía internacional se traduce en una media de unas 8,8 citas anuales, repartidas en diferentes aspectos relacionados con las especies predadoras del plancton y su incidencia sobre los huevos y larvas de peces.

Gracias a su meticuloso análisis al microscópico de muestras biológicas procedentes de lugares muy alejados y áreas restringidas como los mares de Cortés (Méjico) o del Sur de China, describió 22 nuevas especies planctónicas, dos de las cuales llevan su apellido: el quetognato Aidanosagitta alvarinoae y la hidromedusa Lizzia alvarinoae. Se convirtió en una experta mundial en diferentes grupos del zooplancton depredador, donde muchas especies resultaron útiles como indicadoras de masas de agua concretas y corrientes oceánicas.

El 24 de febrero de 2012, en el Astillero de Armon Vigo, fue botado el buque oceanográfico Ángeles Alvariño amadrinado por Ángeles Leira Alvariño, hija de la científica. El buque entro en servicio en julio del mismo año y pertenece al Instituto Español de Oceanografía. El Ángeles Alvariño está dotado de una avanzada tecnología para la investigación de geología marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental. A bordo del mismo, 15 investigadores siguen descubriendo los secretos del océano al que dedicó su carrera Ángeles Alvariño.

Angeles%20Alvariño

 

Publicado en Biología, Oceanografía | Etiquetado , | 1 Comentario

«Hoy es siempre todavía»

9c241a03c9fa4b991fd23360313934cc

Queridos lectores,

Siempre he sentido predilección por el verso de Antonio Machado «Hoy es siempre todavía». Confiar en que fuese cierto me daba esperanza. Lo que no sospechaba es que tendría la fortuna de comprobar su veracidad.

Os he comentado en diversas ocasiones que el descubrimiento de la divulgación científica ha modificado mi mundo al conseguir que recuperase mi amor por la Física y concederme la oportunidad de conocer a personas que ahora ocupan un lugar privilegiado en mi corazón. Lo que no os he confesado nunca es que no me devolvió sólo la pasión por la ciencia sino por la vida. Los acontecimientos de estos dos últimos años han ido derribando uno a uno mis muros de protección. Las paredes que encerraban a la Laura romántica y soñadora que tantos disgustos me había acarreado. La creía culpable de mis desilusiones y heridas… y la aparté.

Pero esa Laura no estaba dispuesta a permanecer recluida por mucho tiempo. La felicidad que me aportó iniciarme en la divulgación, renovó sus fuerzas. Encontrar al hombre de mi vida, la liberó. Sin embargo, aquella otra Laura que un día se construyó una coraza seguía apareciendo,  de tanto en tanto, para recordarme que mis deseos no se habían conseguido del todo. Abraham estaba lejos y cada vez tenía menos tiempo para divulgar.

Fue entonces, en una tarde lluviosa como mi estado de ánimo, cuando Oihana Iturbide, la gran amiga que había ganado gracias a la divulgación, se convirtió en mi hada madrina y mi jefa. Me ofreció formar parte de Next Door Publishers, un proyecto que me había fascinado desde el principio. El lunes, en el blog de la editorial, relaté cómo fue la sucesión de los hechos y me presenté a los lectores. Gracias a Oihana dedicaré mi tiempo a hacer posible que la labor de excelentes divulgadores científicos llegue a manos de los ciudadanos. No imagino una función más atractiva. Sé que el mundo editorial está atravesando un periodo  delicado y que puede haber momentos difíciles. No me importa, mi compromiso con Next Door es absoluto, pienso dedicarle mi ilusión, mi energía y mi esfuerzo.

Además, este trabajo podré realizarlo desde Sevilla mientras conviva con mi buhardillero Abraham, la persona capaz de hacer que cada instante que paso con él sea el más feliz de mi vida. Sé que el futuro nunca es de color de rosa y es posible que vuelva a pasar por épocas duras pero sé que saldré adelante porque no podría recorrer este trayecto en mejor compañía.

Gracias por estar aquí.

7a997e105ea86a709c13ea759a9ee6f8

Publicado en Divulgación | Etiquetado | 6 comentarios

¡Hemos ganado el Premio del @CPAN_Ingenio!

Premio CPAN 2015 (2)

Guardar una noticia como esta me ha resultado muy difícil. Cuando Isidoro García me llamó para decírmelo tardé unos segundos en reaccionar. No me lo esperaba en absoluto y me sentí inmensamente feliz. Es un verdadero honor que este blog, que es una parte muy importante de mí, haya sido premiado por el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), junto al blog de la Agencia Sync.

Soy una gran admiradora de la labor que desarrolla el CPAN, de la forma en la que promociona la participación coordinada de los grupos científicos españoles en las investigaciones punteras en Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear. Gracias a su trabajo, aumenta la visibilidad de dichos grupos y se refuerza su competitividad internacional. El CPAN concentra de manera prioritaria sus recursos en un conjunto de líneas de investigación alineadas con las hojas de ruta establecidas por el CERN, ApPEC y NuPECC, y el Espacio Europeo de Investigación.

Además, como apasionada de la divulgación científica, valoro especialmente que el CPAN, desde su inicio, la haya promovido, consciente de la importancia que tiene la difusión de la actividad científica para fomentar una cultura de la ciencia y la innovación en la ciudadanía. A este respecto Isidoro García ha llevado a cabo un trabajo extraordinario. Me siento muy honrada de que hayan considerado que Los Mundos de Brana es merecedor de su premio de divulgación.

Los Mundos de Brana nació con la voluntad de acercar la física y su historia a la gente, “a mi manera”. Me gusta preparar las entradas con detenimiento, entretenerme en la búsqueda de información, contrastarla con varias fuentes, organizarla y saborear la redacción y reescritura del texto. Cada entrada tiene la longitud resultante de todo este proceso. Puede que la extensión de algunas de ellas haya asustado a algunos lectores pero, por suerte, hay muchos blogs de divulgación y seguro que en otro han encontrado esa información de una forma más acorde a sus gustos. En definitiva, Los Mundos de Brana sigue porque cuenta con lectores, vosotros, que disfrutáis con las entradas que a mí me gusta escribir. Desde el momento en que uno de vosotros lo visitó, dejó de ser sólo mío y mientras uno de vosotros entre para encontrar algo nuevo, existirá.

El premio es para el blog y, por lo tanto, es para TODAS aquellas personas que lo habéis mejorado con vuestras aportaciones:

Es para el socio más joven de ADCMurcia, Juan Antonio Tortosa, que nos acercó el mundo de los dinosaurios; para Melli Toral que nos cedió su gran charla sobre educación y sus palabras sobre la importancia de la investigación; para Antonio Lorenzo que nos mostró la belleza de lo inalcanzable en la celebración del vigésimo quinto aniversario del telescopio Hubble; para Láserman (Álvaro Peralta) que nos explicó la utilidad de los láseres naranjas en la observación estelar; para Augusto Beléndez que compartió su excelente conferencia sobre holografía y para Abraham Vargas que nos enseñó de forma magistral qué es la química y aclaró muchos conceptos erróneos.

Es para los divulgadores que me habéis inspirado y apoyado durante estos años y para todos los lectores que habéis contribuido a las entradas con vuestros comentarios o que habéis aprendido algo nuevo leyéndolas.

El premio es, sobre todo, para mi padre por los sabios consejos que me ha dado durante estos años, por ilusionarse con el blog como si fuese suyo, por estar siempre a mi lado para prestarme su ayuda.

No lo olvidéis, el premio es vuestro.

Gracias a vosotros, a vuestro apoyo y a vuestro cariño, este blog seguirá adelante.

Laura_CPAN

premios_CPAN

Publicado en Cultura científica, Divulgación | Etiquetado | 33 comentarios

George Lemaître, el buscador de la verdad #RelatividadGeneral

lemaitre01George Lemaître fue un eterno buscador de la verdad, un eminente científico y un devoto religioso. Nunca mezcló la ciencia y la religión y siempre estuvo abierto a aceptar nuevas teorías. Su único objetivo era descubrir cómo era el Universo realmente. “Me interesaba por la verdad desde el punto de vista de la salvación tanto como por la verdad desde el punto de vista de la certeza científica. Me parecía que había dos caminos que conducían a la verdad y decidía seguir uno y otro.”

Nació en Charleroi (Bélgica) el 17 de julio de 1894. Su padre, Joseph Lemaître, había estudiado leyes y poseía una cantera en Namur, de la que extraía el mineral con el que se fabricaba el vidrio en su propia nave industrial. Su madre, Marguerite Lannoy, era hija de un empresario cervecero. La familia vivió de forma desahogada hasta que la fábrica de su padre se quemó en 1908. Joseph, en lugar de declararse en quiebra como le aconsejaba todo el mundo, pidió un crédito para hacer frente a las deudas y pagar a sus obreros. Esto le obligó a vender su casa y trasladarse a Bruselas en 1910.

En el nuevo destino, George entró en el Colegio San Miguel para preparar su ingreso en la Escuela de Ingenieros de Lovaina. Siendo todavía un niño, ya había decidido convertirse en sacerdote y en científico pero su padre no compartía su entusiasmo. Por una parte, creía que se ganaría mejor la vida como ingeniero y por la otra, pensaba que era todavía demasiado joven para estar seguro de querer iniciar una vida religiosa. Por este motivo, sin oponerse a los deseos del pequeño, le pidió que postergase la decisión de ordenarse hasta completar sus estudios.

George aceptó el consejo de su padre e ingresó en la Escuela de Ingenieros de Minas de la Universidad Católica de Lovaina (UCL), en julio de 1911. Allí, no tardó en darse cuenta de que no tenía suficiente con los estudios técnicos de ingeniería y se matriculó también en la Facultad de Filosofía. Algunas de las clases las impartía Désiré Mercier, futuro cardenal de Malinas, que fundaría la fraternidad sacerdotal Los Amigos de Jesús, a la que Lemaître acabaría perteneciendo.

Su formación se vio interrumpida por el estallido de la Primera Guerra Mundial. Se presentó voluntario junto a su hermano Jacques y, tras dos meses de instrucción, ambos fueron incorporados en la Tercera División de Infantería. Nueve meses más tarde se les transfirió al Tercer Regimiento de Artillería y en 1917, George fue convocado para asistir a un curso en el Centro de Instrucción para Subtenientes Auxiliares de Artillería. Nunca ascendió a oficial. Al parecer, sus superiores no encajaron demasiado bien que sostuviese que el tratado de balística contenía errores. Completada esta formación volvió al frente hasta el final de la contienda. Mientras esta tuvo lugar, aprovechó los ratos libres para leer  libros científicos y filosóficos. Un autor que captó su atención fue Léon Bloy. Le atrajo la religiosidad reflexiva y crítica del filósofo. Cuando el conflicto llegó a su fin y volvió a la Universidad de Lovaina en enero de 1919, no lo hizo para terminar sus estudios de ingeniería sino que para seguir la carrera de Ciencias Físicas y Matemáticas. Deseaba cumplir su sueño de convertirse en investigador.

Al terminar los estudios de ciencias, entregó el proyecto de fin de carrera con la máxima distinción y siguió la segunda de sus aspiraciones. En octubre de 1920 ingresó en el seminario de Malinas, donde cayó en sus manos Space, Time and Gravitation: An Outline of the General Relativity Theory de Arthur Eddington. Le atrajo tanto la teoría que, en cuanto fue ordenado en septiembre de 1923, fue al Cambridge Observatory, becado por el gobierno belga, para profundizar más sobre ella bajo la tutela de Eddington. Ambos congeniaron muy bien desde un principio y Eddington le enseñó a relacionar la astrofísica con la relatividad. También coincidía en su amor a la verdad, ya que Eddington, en su condición de cuáquero, se veía impulsado a indagar “En ciencia y en religión la verdad ilumina al frente como un faro mostrando el camino; no pedimos alcanzarla; es mucho mejor que nos sea permitido buscar.

0119

A mediados de agosto de 1924 fue al Dominion Observatory de Otawa donde François Henroteau le inició en la observación de las Cefeidas.  En septiembre fue becado al Harvard College Observatory bajo la dirección de Harlow Shapley, quien había logrado crear un clima de confianza que facilitaba el trabajo en grupo. Por esas fechas se puso en contacto con Edwin Hubble, que había encontrado una evidencia experimental de que el universo era mucho mayor de lo que se esperaba, y se matriculó en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) para convalidar su título y realizar el doctorado. Desde allí, se dirigió al Observatorio Mount Wilson donde trabajaba Hubble, quien compartió con él, su detección del corrimiento hacia el rojo en el espectro de luz proveniente de otras galaxias.

De regreso a Bruselas en 1925, consiguió un puesto como profesor adjunto en la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de Lovaina gracias a una carta de recomendación de Eddington y se instaló en el Colegio del Espíritu Santo, a dos pasos del Departamento de Física. Tenía que impartir un gran número de asignaturas pero el trabajo docente le satisfacía porque también le permitía seguir investigando. Un mes después del inicio de las clases envió por correo su tesis doctoral “Concordancia con la teoría de la relatividad del campo gravitatorio en una esfera fluida homogénea” al MIT y al año siguiente, como doctor, pudo ser profesor titular.

Sus clases no eran nada convencionales. Al no disponer de tiempo para prepararlas no seguía ningún temario. Cuando asistía al aula y no se quedaba distraído en su habitación estudiando o tocando el piano, lo hacía cargado de libros que dejaba sobre la mesa. Escogía uno al azar, lo abría y planteaba alguno de sus problemas en la pizarra. Si no lograba resolverlo daba la bibliografía para que los alumnos lo hiciesen como tarea y si lo conseguía estos rompían en aplausos. Sus clases eran tan animadas que se hicieron famosas. El profesor, por su parte, era consciente de su peculiar forma de enseñar y era muy benévolo en cuanto a las calificaciones. Buscaba la calidez y el trato personal que había vivido en Harvard.

maxresdefault (1)

Al acabar la Gran Guerra, muchos jóvenes chinos se incorporaron como estudiantes en Lovaina. Para albergarlos se creó el Hogar Chino y Lemaûtre, que había recibido lecciones de chino de un compañero del seminario, fue nombrado capellán de la residencia. Desde su posición, se dedicó a buscarles becas para que pudiesen financiarse los estudios.

LA CONSTANTE COSMOLÓGICA

Por lo que se refiere a su investigación, en 1927, publicó su artículo “Un Universo homogéneo de masa constante y radio creciente, que explica las velocidades radiales de las nebulosas extragalácticas” que demostraba que las ecuaciones de Einstein de la relatividad general admitían como solución un universo de masa constante en continua expansión. El corrimiento hacia el rojo era una de sus manifestaciones.

Diez años antes, Einstein, al resolver las ecuaciones había obtenido un resultado que le desagradó sobremanera: un universo que cambiaba con el tiempo y se contraía debido a la fuerza gravitatoria. Decepcionado ante esta solución, propuso la existencia de una fuerza de repulsión, denominada constante cosmológica, que hacía que el universo fuese estable al compensar la atracción gravitatoria. Mucho tiempo después, Einstein confesó que la inclusión de la constante cosmológica para lograr su universo estático y finito, fue el mayor error de su vida.

Otros dos físicos que llevaron a cabo estudios notables sobre el universo a partir de las ecuaciones de campo de la relatividad general fueron Willem de Sitter en 1917 y Alexander Friedmann en 1922 y 1924. Este último describió distintos modelos de evolución para el universo. Podía expandirse indefinidamente, expandirse y después colapsar u hacer esto último de forma cíclica. Por desgracia, su muerte prematura impidió que pudiese contrastar sus cálculos con los datos astronómicos.

Alexander Friedmann

Alexander Friedmann

La propuesta de Lemaître, en un principio, pasó desapercibida y su autor decidió darla a conocer a Einstein y a de Sitter. El encuentro con Einstein fue un desastre. A pesar de que no había encontrado errores en los cálculos, la física del artículo le parecía abominable. Con Willem de Sitter, no tuvo más suerte, de hecho, no le hizo el mínimo caso. Lemaître tenía un problema. Era consciente de que nadie prestaría atención a su modelo de universo sin el apoyo de algún reputado científico. Afortunadamente, le quedaba una última carta.

Sabía que a Eddington no le satisfacía el universo estático de Einstein, así que le escribió para recordarle su solución. La respuesta llegó el 10 de mayo de 1930. En una conferencia ante la Real Sociedad Astronómica, manifestó que el modelo de Lemaître daba “una respuesta asombrosamente completa a los diversos problemas que plantean las cosmogonías de Einstein y de De Sitter”. Nueve días más tarde, De Sitter reconocía el valor del trabajo de Lemaître, que fue publicado, traducido al inglés, por la Real Sociedad Astronómica. Gracias al respaldo de Eddington, el que se conocería como “modelo Eddington-Lemaitre” empezó a ganar adeptos.

EL ÁTOMO PRIMITIVO

Un año antes, Lemaître había publicado en Nature el artículo “El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica“, en el que proponía que el universo se había originado en la explosión de un «átomo primigenio». Ese átomo, que contenía toda la masa del universo, era inestable y necesitaba un proceso análogo a las desintegraciones radiactivas para ganar estabilidad dando lugar a la materia, el espacio y el tiempo. Su idea encajaba con la mecánica cuántica y la termodinámica pero encontró la oposición de importantes científicos como Einstein.

Estos creyeron que el sacerdote había antepuesto sus ideas religiosas acerca de la creación a su formación científica, y no pudieron estar más equivocados. Lemaître jamás intentó explotar la ciencia en beneficio de la religión y siempre las diferenció, expresando que: “Ciencia y religión corresponden a niveles separados del entendimiento.

Universe_expansion

En 1932, Lemaître solicitó una beca de investigación a la American Educational Foundation para justificar su hipótesis del átomo primitivo con datos astronómicos y se dirigió a Magog a contemplar un eclipse total de Sol. Tras esto, fue al Observatorio de Harvard para asistir a la  IV Asamblea General de la International Astronomical Union. En una de las conferencias, Eddington afirmó que su hipótesis era una idea fundamental para comprender el universo y se pidió a ambos que explicasen su teoría.

Sus siguientes destinos fueron la Universidad de Princenton y el Caltech de Pasadena. En este último coincidió con Einstein que, si bien ya aceptaba la expansión del universo, seguía reticente a la teoría del átomo primitivo. En 1933, volvieron a encontrarse. Con Hitler como Canciller de la República Alemana, la casa de Einstein fue asaltada por la policía y este se vio obligado a dejar Alemania. Residió un tiempo en Bélgica mientras preparaba su exilio y allí, Théophile de Donder y Lemaître, le organizaron una serie de seminarios en la Fundación Universitaria. Al final de uno de ellos, Einstein anunció que el siguiente lo impartiría Lemaître, porque tenía ideas sustanciales que contar. Sorprendido y hecho un manojo de nervios, Lemaître, se enclaustró una semana para preparar la conferencia que ofreció el 7 de mayo. Durante el transcurso de la misma, Einstein afirmó que Lemaître era la persona que mejor había comprendido sus teorías de la relatividad.

Lemaître entre Robert Millikan y Albert Einstein

Lemaître entre Robert Millikan y Albert Einstein

A partir de ese momento, fue muy solicitado. Participó en el congreso que la Brithish Association for the Advanced of Science había organizado en Leicester sobre la expansión del universo antes de ocupar su plaza de profesor visitante en la Cahtolic University of America. A comienzos del 1934, la Universidad de Washington le otorgó la Medalla Mendel, galardón concedido a los científicos que sabían compatibilizar ciencia y fe. El 17 de marzo el rey Leopoldo III le entregó el premio Francqui por su contribución a aumentar el prestigio de Bélgica. En Canadá fue agasajado con el Doctorado Honoris Causa por la Universidad McGill de Montreal. De enero a junio de 1935, estuvo en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, como profesor invitado y vio a Einstein por última vez.

Terminado el curso 1934-1935, regresó a Lovaina, donde Monserñor Van Roey le nombró Canónigo Honorario del Capítulo de Saint-Rombaut. En diciembre recibió el premio Hainaut y en 1936, el premio Janssen por la Sociedad Astronómica de Francia.

En octubre del mismo año, el papa Pío XI le nombró miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias. El acto inaugural tuvo lugar en Roma el 25 de mayo de 1937 y desde Italia, siguió su tour por diferentes universidades.

LOS RAYOS CÓSMICOS

Lemaître se interesó por la radiación cósmica desde el primer momento que escuchó hablar de ella. Pensaba que la desintegración inicial del átomo primitivo había producido partículas cargadas de gran energía y que estas eran, precisamente, los rayos cósmicos. Estos, en su interacción con la atmosfera terrestre describían complejas trayectorias hasta llegar a la superficie. Para estudiarlas, Lemaître y su compañero del MIT, Manuel Sandoval Vallarta recurrieron a la teoría de Störmer, que había trabajado sobre la interacción entre las partículas cargadas emitidas por el Sol, y el campo magnético terrestre para obtener una teoría de las auroras boreales.

Partieron de las ecuaciones no lineales de Störmer y supusieron que los rayos cósmicos estaban formados por partículas mucho más energéticas que las del viento solar y que provenían de todas las direcciones. Pero el análisis de las trayectorias era complejo y requería máquinas de cómputo que pudiesen integrar sistemas de ecuaciones diferenciales y dar representaciones gráficas de las soluciones. Así que Lemaître, ni corto ni perezoso, creó un Laboratorio de Cálculo numérico en la Universidad de Lovaina.  Consiguió hacerse con una “máquina de Bush” y logró estudiar y representar millares de trayectorias. También confirmó que la cantidad de rayos cósmicos recibida dependía de la latitud geomagnética.

george-lemc3a2itre-12

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, trasladó las máquinas que tenía en la facultad a su domicilio por miedo a que los alemanes las confiscasen y viesen en ellas un aliado tecnológico. Para no privar a los estudiantes de su uso, los invitaba a casa y amenizaba la velada tocándoles el piano. El 10 de mayo de 1940 Lovaina fue bombardeada y Lemaître intentó pasar a Inglaterra junto a su familia. Por desgracia, la huida fue accidentada y un motorista alemán les cortó el paso a pocos quilómetros de la costa. Tras el intento frustrado de evasión volvieron a Lovaina donde el vicerrector de la Universidad, Monseñor Honoré Van Wayenhergh, hizo un gran esfuerzo para conseguir que se terminase el curso académico. El profesorado escaseaba y los que quedaban como Lemaître tuvieron que hacer un sobreesfuerzo. Cuando los alemanes trataron de imponer sus profesores a la Universidad Libre de Bruselas, el rector se opuso y la comandancia le obligó a cerrar sus puertas. Los alumnos fueron acogidos por la Universidad de Lovaina a pesar de sus diferencias de ideario. El 7 de noviembre de 1942 murió el padre de Lemaître y en 1944 parte del campus universitario fue bombardeado junto a su piso. Trasladó los muebles al Departamento de Física que había quedado en buen estado. Finalmente, al acabar la guerra en 1945, fue a vivir a Bruselas con su madre.

La guerra lo mantuvo al margen de las investigaciones en física cuántica y nuclear pero no las echó en falta. Si bien en un inicio la física cuántica y la relatividad habían desempeñado un papel relevante en la elaboración de su modelo cosmológico, la mecánica clásica ya le aportaba las herramientas necesarias para comprenderlo.

Prefirió entregarse a su pasión por el cálculo numérico y emplearlo en el análisis de sistemas dinámicos de interés como el problema de los tres cuerpos o el movimiento de las nubes gaseosas en el interior de las galaxias. En 1952, sustituyó las máquinas Mercedes por unas Burroughs que permitían realizar cálculos más sofisticados. Para conseguir la financiación necesaria, cambió el nombre de Laboratorio de Cálculo por el de Laboratorio de Investigaciones Numéricas, para que pareciese que se trataba de una entidad diferente. Por suerte, la estrategia dio resultado y contó con el apoyo del Centro de Investigaciones Matemáticas de Bélgica y del Fondo de Investigación Científica belga. Contaba con un gran equipo muy bien avenido. Cada jornada laboral daba comienzo con el saludo “Buenos días, señores calculadores”.

Máquina Burroughs

Máquina Burroughs

Mientras tanto, en el terreno de la Física, seguía la polémica acerca del Big Bang. Lemaître, dedicado a sus máquinas de cómputo, estaba alejado del tema. Creía que los nuevos conocimientos sobre física nuclear y la radiación cósmica ya aclararían el asunto.

A partir de 1960 se multiplicaron los compromisos al ser nombrado presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias por parte del papa Juan XXIII. Incluso tuvo que modificar su indumentaria, al ser nombrado Prelado Doméstico por su Santidad. Añadió a su vestimenta una faja de color púrpura con la que se sentía muy raro. Tanto es así que decidió llevarla a clase para ver cómo reaccionaban sus alumnos. Hubo una gran ovación.

Al terminar de preparar la última Semana de estudios de la Academia de 1964, le dio un ataque al corazón y guardó reposo una temporada. Se vio obligado a dejar las clases e ir menos al laboratorio de cálculo.

El 19 de junio, ingresado en el hospital, los médicos le confesaron que el desenlace era inminente. El Nuncio Apostólico le administró la Unción de los enfermos y el Viático. Murió al día siguiente.

Pocos días antes, pudo leer en el Astrophysical Journtal del 13 de mayo de 1965, que Arno Penzias y Robert Wilson habían descubierto la radiación de microondas, la confirmación de su hipótesis del átomo primitivo. Sonrió complacido, su sueño se había hecho realidad.

BIBLIOGRAFÍA

“La historia del comienzo” de Eduardo Riaza.

“Cosmology of Lemaître” de O. Godart y M. Heller

“Cosmology and controversy. The historical development of two theories of the universo.” de H. Kragh

Lemaitre_[00]

 

Publicado en Cosmología, Historia de la Ciencia, Relatividad | Etiquetado , , | 13 comentarios