Ciencias Para Normales (@CCsParaNormales) – Humor y ciencia en las ondas

flqSZwgH

Descubrí el podcast Ciencias Para Normales en su tercer programa, gracias a la recomendación de Pa ciència, la nostra, y enseguida me atrapó. Tal y como reza su descripción, se trata de un podcast sobre ciencia para personas normales y con sentido del humor. Y es así. Es un podcast divertido y ameno que logra conectar con toda clase de oyente. Y eso es extremadamente difícil. Demasiado a menudo se cree que dirigirse al gran público consiste únicamente en rebajar la dificultad de los contenidos y eso no es así. Sólo consiguen que les escuchen personas que no están interesadas por la ciencia aquellos divulgadores que tienen un talento especial y sienten aprecio sincero por sus oyentes. Aquellos que se expresan con naturalidad, con simpatía, que deseas que sean tus colegas.

En el caso de Ciencias Para Normales, los poseedores de tales encantos son Pere García y Juan Carlos García, vecinos y residentes en el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Alicante (confieso que lo de residentes me preocupa un poco). Acercan la ciencia con rigor y sencillez, son de esos programas necesarios para la divulgación de la ciencia y estoy segura de que llegarán muy lejos.

Y yo me sentiré muy orgullosa porque los tengo apadrinados. Sí, Pere y Juan Carlos, en su sexto programa me hicieron el honor de nombrarme madrina del podcast. Me hizo tanta ilusión que, como estamos en Semana Santa, les mandé una Mona de Pasqua…

… que, al parecer, no llegó a su destino. Tal y como he podido escuchar en el séptimo programa, la Mona que han recibido no es exactamente de chocolate…

cute-monkey

Como son muy agradecidos y está muy feo devolver un regalo, han decidido quedársela como colaboradora. Pero necesitan llamarla de alguna manera y cuentan con vosotros para esta tarea.

Así que poned a trabajar las neuronas y mandad vuestras sugerencias a su correo cienciaspara.normales@gmail.com o al tuiter @CCsParaNormales.

58035c866861732558f0143f91e330d4 (1)

Publicado en Divulgación, Radio, Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Ibn al-Haytham, el primer gran científico

 

 

Ibn_al-Haytham

“Es esencial realizar experimentos para comprobar lo que se ha escrito en lugar de aceptarlo a ciegas como verdadero”

Durante la edad de oro de la civilización musulmana, vino al mundo el primer científico que podía calificarse como tal, el primer personaje de la antigüedad en emplear una metodología basada en la verificación de toda hipótesis teórica mediante la experimentación: Ibn al-Haytham (conocido en la cultura occidental como Alhacén). Sus importantes y numerosas aportaciones a las matemáticas, la física, la medicina, la anatomía y la astronomía le convierten en una de las figuras más relevantes de la Historia de la Ciencia.

El Renacimiento islámico comenzó a mediados del siglo VIII con la ascensión al poder de los califas Abasidas que, influenciados por los preceptos del Corán y las tradiciones del Hadiz, daban mucho valor al conocimiento. Bajo su mandato, el mundo musulmán se convirtió en el centro intelectual de la ciencia, las artes, la filosofía, la medicina, la navegación, la literatura y la educación. Se llevaron a cabo importantes aportaciones en todos estos campos al tiempo que se recuperaron y tradujeron al árabe muchas obras de la antigüedad clásica que, de lo contrario, se hubiesen perdido.

Alhacén nació en Basora en pleno esplendor cultural. Ya de joven, tal y como cita en su autobiografía, se interesó por los puntos de vista conflictivos de diversos movimientos religiosos llegando a la conclusión de que ninguno de ellos representaba la verdad. Durante su infancia no cursó  matemáticas ni otras asignaturas académicas como los demás niños sino que se preparó para ejercer lo más parecido a un trabajo en la administración pública. Como resultado, fue nombrado ministro de Basora y de la región circundante. Pero el cargo no fue muy duradero, Alhacén llegó a sentirse tan a disgusto con la profunda formación religiosa que implicaba que decidió tomar otro camino y dedicarse por entero al estudio de la ciencia.

Tiempo después, cuando Alhacén contaba con 31 años y ya era un reputado científico en Basora, Al-Hakim se convirtió en califa. La relación que mantuvieron ambos no se conoce con exactitud puesto que se dispone de diversas fuentes que discrepan entre sí.

Al-Hakim fue un líder cruel y excéntrico que sintió una especial debilidad por la ciencia. Fue mecenas de eminentes científicos como Ibn Yunus, poseía y se interesaba por los instrumentos astronómicos y construyó una biblioteca que llegó a ser la segunda en importancia después de la de la Casa de la Sabiduría que se había erigido en Bagdad 150 años antes.

En los escritos de al-Qifti se cuenta que el califa se enteró de una propuesta de Alhacén para regular el caudal de agua del Nilo y le convocó para encargarle que la llevase a cabo. Por desgracia, cuando el científico navegó por el Nilo y pudo estudiar mejor el  emplazamiento, se dio cuenta de que la construcción que había ideado no era viable. Al regresar a Egipto e informar a Al Hakim, este se mostró decepcionado por la incapacidad científica de Alhacén y lo relegó a un puesto administrativo. Al principio, aceptó la situación sin reparos pero pronto se dio cuenta de lo peligroso que podía llegar a ser el califa y prefirió hacerse pasar por loco y permanecer en arresto domiciliario hasta que este muriese en 1021. Durante el periodo de reclusión desarrolló una brillante y extensa producción científica que publicó al ser liberado y demostrar que había fingido su demencia. Después de este episodio, pasó el resto de sus días cerca de la mezquita de Azhar, en El Cairo, escribiendo textos de matemáticas, ejerciendo de profesor y ganando dinero como copista.

Según otra fuente, Alhacén, después de fracasar en su misión de regular el Nilo, huyó a Siria para pasar allí el resto de su vida. Este relato no parece muy verosímil puesto que existen informes en los que hay constancia de que Alhacén estuvo en Egipto en 1038. Incluso la obra del propio científico titulada La respuesta de Alhacén a una pregunta geométrica dirigida a él en Bagdad parece rebatirla.  Resulta más plausible pensar que es cierta la primera versión y que, tras la muerte del califa, pasó algún tiempo en Siria antes de volver a Egipto.

LA CIENCIA DE ALHACÉN

Alhacén defendía que toda hipótesis teórica debía ser probada con evidencias. Este requerimiento le alejaba de la creencia de los griegos de que el hecho científico podía descubrirse a través de la razón. Para él, la experimentación era imprescindible para comprobar si los desarrollos matemáticos que elaboraba tenían sentido. Su forma de proceder, alejada de la practicada en la Antigüedad, guardaba gran similitud con lo que entendemos por método científico cuyo origen suele establecerse en el siglo XVII.

El erudito científico escribió casi un centenar de obras de las que se conservan más de 55. Si bien comprenden un amplio abanico de materias, me centraré en sus contribuciones a la óptica.

Alhacén escribió un tratado de óptica de siete volúmenes titulado Kitab al-Manazir (traducido al latín como Opticae tesauro Alhazeni) que muchos consideran su obra magna y que supuso la siguiente contribución fundamental a la óptica después de la publicación del Almagesto de Ptolomeo. En su inicio deja claro que su investigación se basa en la evidencia experimental y no en teorías abstractas. También resalta cómo siendo el objetivo la búsqueda de la verdad, es imprescindible no dejarse llevar por prejuicios u opiniones preconcebidas.

"Opticae Thesaurus" Traducción al latín del "Kitab al-Manazir"

“Opticae Thesaurus” Traducción al latín del “Kitab al-Manazir”

Una breve mirada a la obra de Alhacén sobre óptica revela no sólo su revolucionaria naturaleza, sino también su gran amplitud. Tocó todas las ramas conocidas de la óptica modificando el significado de la misma. La Óptica ya no se limitaba a ser una teoría de la visión, sino que también afectaba a la teoría de la luz, su propagación, y sus efectos como agente material. Alhacén revolucionó la Óptica y, con ella, la propia física.

Alhacén estableció una distinción clara e inequívoca entre la luz como entidad física y el ojo como detector. Como resultado, la Óptica se organizó en dos partes: por un lado, la teoría de la visión, la fisiología asociada al ojo y la psicología de la percepción; y, por el otro, la teoría de la luz que engloba la óptica geométrica y la óptica física. Esta nueva situación quedó reflejada en la composición y ordenación de su obra que dedicó capítulos diferenciados a cada uno de los aspectos. La reforma también dio lugar a la aparición de nuevos problemas, como El problema de Alhacén en catóptrica; al estudio de la lente esférica como instrumento óptico en dispositivos basados en la refracción; y al empleo del control experimental como método general de investigación.

Las aportaciones de Alhacén lograron superar bastantes de las dificultades que habían planteado modelos anteriores como la llamada teoría de las emisiones, introducida por Empédocles de Agrigento en el siglo V a.C. El poeta, médico y filósofo griego sostenía que el fuego, que era uno de los cuatro elementos fundamentales que formaban el ojo, emitía efluvios luminosos que viajaban en línea recta hasta los objetos, que al recibirlos, emitían sus propios efluvios en respuesta. Demócrito y Platón, formularon las primeras teorías granulares sobre la luz, describiendo dichas emisiones como chorros de partículas moviéndose a velocidad finita. Medio siglo más tarde, Aristóteles de Estagira introdujo la primera teoría dinámica confiriendo a los efluvios la capacidad de cambiar las cualidades del medio al inundarlo de forma instantánea.

Basándose en el hecho de que el color con que se ven los objetos está en consonancia con la luz que los ilumina, pensó que la luz debía ser considerada como una entidad independiente del objeto y del ojo que hace de intermediario en la visión. Esto significaba el entierro de los supuestos rayos emitidos por los ojos.

Su Libro de óptica (1021) está considerado uno de los tratados más influyentes en la historia de la física. Por primera vez utilizó procedimientos del método científico para demostrar la propagación rectilínea de la luz. Estudió la reflexión, la refracción y la dispersión en colores, y realizó varios experimentos con dióptricos y espejos.

Fue el primero en dar una interpretación clara del funcionamiento de la cámara oscura que consistía en un cajón oscuro con un pequeño orificio en una de sus paredes que, al ser atravesado por un rayo de luz, proyectaba la imagen invertida del objeto exterior. A partir de la cámara oscura, planteó un modelo de visión según el cual la imagen óptica se formaba en el interior del ojo de forma semejante a como lo hacía en la cámara. Los rayos de luz emitidos por cada punto del objeto iluminado atravesaban el pequeño agujero de la pupila para formar el punto correspondiente de la imagen en una “pantalla interior”. Recuperó la hipótesis corpuscular de Demócrito y Platón considerando que la luz consistía en un flujo de pequeñas partículas que viajaban en línea recta a gran velocidad que eran percibidas como un continuo.

camara-osc1

La concepción de la visión y de la imagen óptica de Alhacén se sustentó en varios conceptos novedosos. Dos de los más importantes fueron considerar las fuentes luminosas extensas como conjuntos de fuentes puntuales que emiten rayos en todas las direcciones; y distinguir entre fuentes de luz propia y fuentes secundarias. Según Alhacén, si podemos ver objetos que no emiten luz propia, deben entenderse como fuentes secundarias de luz.

En sus estudios, consideró los rayos de luz como trazos rectos de cuyo comportamiento geométrico se podían derivarse consecuencias ópticas. Al estudiar la reflexión y la refracción, fue el primero en descomponer los rayos en componentes horizontal y vertical e incluso encontró un resultado precursor a la ley de Snell de la refracción, aunque no lo expresó matemáticamente. Estos avances le permitieron explicar varios fenómenos de visión indirecta como la forma en la que observamos los objetos sumergidos en el agua.

Su modelo de visión superó muchos vacíos anteriores pero erró al considerar que cada punto del objeto correspondía a un solo punto en el ojo porque era evidente que para objetos extensos, a cada punto del ojo llegaban múltiples rayos de los diferentes puntos del objeto. Trató de soslayar el problema afirmando que solo eran percibidos los rayos que incidían perpendicularmente en el ojo y por tanto no eran refractados. Argumentó con una analogía física que, al igual que una pelota lanzada perpendicularmente a una tabla puede romper el tablero, mientras que una lanzada oblicuamente rebotaría,  los rayos perpendiculares eran más fuertes que los refractados y eran los únicos percibidos por el ojo. Como sólo había un rayo perpendicular que entrase en el ojo en un punto, y todos estos rayos convergían en el centro del ojo en un cono, existía una correspondencia biunívoca que resolvía la confusión. Lo que no explicó es porqué sólo se percibían los rayos perpendiculares y no se veían los oblicuos aunque fuese más débilmente. Más tarde afirmó que otros rayos se refractaban a través del ojo y se percibían como si fuesen perpendiculares, pero esto tampoco resultaba convincente. Sin embargo, a pesar de sus debilidades, ninguna otra teoría de la época fue tan amplia y completa. Aunque estudió las lentes y dióptricos esféricos y semiesféricos, partía de demasiado atrás para poder formular las leyes cuantitativas de la refracción y esta fue la causa de la insuficiencia de las explicaciones comentadas.

Alhacén está considerado como uno de los físicos más importantes de la Edad Media. Si bien sus estudios fundamentales se refirieron a la óptica, hizo aportaciones destacadas en muchos otros campos como las matemáticas, la astronomía, la física o la filosofía.  Su trabajo ejerció una profunda influencia en científicos posteriores. Alhacén fue el mayor de los gigantes sobre el que subió Sir Isaac Newton.

En el 2015, el Año Internacional de la Luz y de las tecnologías basadas en la luz proclamado por la UNESCO, se celebra el milenio de la publicación del tratado de óptica de Alhacén  Kitab al-Manazir”. Podéis consultar todas las actividades que se organizarán en España en: http://www.luz2015.es/

Optics_from_Roger_Bacon's_De_multiplicatone_specierum

Publicado en Óptica, Biografías, Cultura científica, Divulgación, Historia de la Ciencia | Etiquetado , , | 26 comentarios

A favor de la investigación, a favor de las personas

Melli contándoles cuentos de ciencia a los peques durante las actividades de ADCMurcia en la SECYT 2013

Melli contándoles cuentos de ciencia a los peques durante las actividades de ADCMurcia en la SECYT 2013

Formar parte de la Asociación de Divulgación de la Comunidad de Murcia es de lo mejor que me ha pasado. Me ha permitido conocer a personas extraordinarias en todos los sentidos, personas que sienten pasión por la ciencia pero, sobre todo, que sienten pasión por el prójimo a quien desean acercarle esa ciencia. Ya ocupan un lugar muy especial en mi corazón y leer sus proyectos, sus palabras, me inspira a diario.

Ayer, mi querida amiga Melli Toral, profesora en el Colegio Salzillo de Molina de Segura, escribió un mensaje claro y contundente: una petición que todo el mundo debería leer, un ¡basta ya! en contra de los recortes en investigación que desangran el futuro, en contra de los charlatanes sin escrúpulos que engañan a la gente. Melli clama por un mundo con esperanza, con sueños. Su clamor es el mío.

Quiero compartir con vosotros sus palabras, GRACIAS Melli.

 “Cuando hace tres años me redujeron mi jornada laboral porque había cumplido 60 años, empecé a colaborar con las aulas hospitalarias. Cada vez que salía del hospital después de haberle dado clase de matemáticas o de física y química a algún adolescente, al llegar a mi casa necesitaba escribir mis sensaciones. Hoy ha estado lloviendo en Murcia,  no hemos tenido esa luz maravillosa a la que estamos acostumbrados.  He vuelto al Hospital Morales Meseguer después de diez días. Hace diez días dejé a una adolescente de 15 años,  seria,  estudiosa, responsable,  con una cara y una melena rubia preciosa, asustada ante a quimio. Hoy al volver me he encontrado a una adolescente con 16 años (fue su cumple el día 10) que ha perdido su preciosa melena rubia,  que su cara le está cambiando por efecto de los corticoides, madura, responsable,  asustada pero creo que esperanzada. Y yo allí sentada, como un diminuto punto en medio del Universo,  pequeña, liliputiense,  explicándole la ecuación de la recta, general, vectorial,  punto pendiente…¡¡Que fuerte!! Pero ella quiere llegar bien preparada a primero de Bachiller de Sociales,  quiere ser policía. Y en el pasillo,  como siempre,  sus padres,  los dos,  jóvenes (unos 45/50 años) desconcertados,  asustados pero confiados en la Ciencia. Por todo esto,  desde  esta Asociación de Divulgación Científica, pido, exijo, grito que no haya más recortes en investigación científica,  que la noticia de que una excelente investigadora va a tener 4 años de FPI no la consideremos extraordinaria sino normal para todo buen investigador, que se le ponga freno a las pseudociencias y a los charlatanes. Pido que hagamos todo lo que esté en nuestras manos, todo lo que podamos,  para que así sea y para que mi alumna y cientos más tengan más  posibilidades de alcanzar sus sueños. Una vez más os pido disculpas por este “testamento” pero es que hoy he llegado muy cabreada y me faltaba leer en Twitter las conferencias que dan auténticos majaderos sin escrúpulos,  dando consejos de cómo curarse de un cáncer.  Por favor ¡¡¡¡basta ya!!!!”

niña

Publicado en ADCMurcia, Divulgación, Investigación | Etiquetado , | 6 comentarios

“Science Chistacos”, el humor gráfico de “Pa ciència, la nostra” (@paciencianostra)

IMG_20150222_204113

Pa ciència, la nostra ha sabido aplicar con maestría su perfecta combinación de ciencia y humor a diversos formatos de comunicación. Aparte del excelente y premiado programa de radio, ya hace años que Màrius Belles y Daniel Arbós han ampliado su oferta divulgativa.

Pa ciència, la nostra ha colaborado en televisión (Districte 8 y Què, qui, com), presenta y toma parte en actos y actividades científicas, redacta artículos en  el diari ARA y participa en el programa Via Lliure de RAC1. A parte, a nivel individual y al margen de sus actividades profesionales respectivas, Daniel interviene en el programa Versió RAC1 y acaba de publicar su primer libro “Deu top-models i una boja que parla sola” y Màrius es uno de los dos integrantes del grupo musical Divide & Wenceslao que ya ha editado tres discos.

Y eso no es todo. Por increíble que parezca, acaban de estrenar un nuevo proyecto: “Science Chistacos”. Se trata de viñetas sobre temas científicos cargadas de ironía, humor e ingenio. Soy gran admiradora del humor gráfico y los inicios de Pa ciència, la nostra en este terreno me han parecido fabulosos. Rezuman talento, está claro que este nuevo formato de divulgación les viene como anillo al dedo.

Disfrutad de todas las viñetas en la sección “Science Chistacos” de su página web y en la nueva sección de ciencia de LaVanguardia: BIG VANG, me lo agradeceréis.

IMG_20150223_063536

Publicado en Arte, Cultura científica, Divulgación, Uncategorized | Etiquetado | 1 comentario

Mensaje de Ceres a los oyentes de la @Buhardilla: “Yo también fui planeta”

CERES

A principios de año, el programa radiofónico de ciencia y humor La Buhardilla 2.0 os preguntó a los oyentes si, desde el cariño y no desde el rigor científico, Plutón era un planeta o no. Y claro, Plutón, ni corto ni perezoso, hizo campaña para recuperar su estatus. Aunque, debo precisar que de poco le sirvió, puesto que no fue declarado Planeta “Buhardillis causa”, como pedía. La cuestión es que ya estoy cansado de los lloriqueos de Plutón. Yo también fui planeta durante cincuenta años, el quinto en proximidad y el octavo en descubrirse, y mi desilusión fue todavía mayor puesto que pasé a ser un simplón asteroide. Finalmente, como os explicaré más adelante, el 24 de agosto de 2006 fui ascendido a Planeta Enano. Os tengo mucho cariño terrícolas pero a ver si os vais aclarando un poco, que empiezo a padecer problemas serios de identidad. En fin, a lo que iba, tal y como explicó el magnífico divulgador Dani Martín en su blog Eureka, desde el día 6 de marzo ya tengo a vuestra sonda Dawn orbitándome (¡bien hecho amiguitos de la NASA!) y creo que es el momento perfecto para que os hable de mí y os explique cómo nos conocimos.

Para ello tendremos que subir a la máquina del tiempo (sí, soy muy peliculero) y viajar hasta 1768. Ese año, el astrónomo alemán Johann Elert Bode sugirió la existencia de un planeta entre las órbitas de Marte y Júpiter en base a la que se conoce como “Ley de Titius-Bode” que incluyó en su libro “Manual de instrucciones para el aprendizaje de los cielos estrellados” sin citar al verdadero autor de la misma, Johann Daniel Titius. Este último se la había explicado en 1766, al poco de descubrirla. Afortunadamente, la lamentable forma de proceder de Bode fue subsanada al rebautizarse la ley incluyendo ambos nombres.

La ley de Titius-Bode, era una sucesión matemática que describía la distancia de la órbita de un planeta al Sol y reproducía bastante fielmente la posición de aquellos planetas conocidos hasta entonces.

0008

Tres años después de su publicación, se vio respaldada por el descubrimiento de Urano por parte de  William Herschel. El astrónomo y músico alemán lo divisó a una distancia de 19,18 UA del Sol, que se ajustaba mucho a la obtenida a partir de la ley de Titius-Bode para el octavo planeta (19.6 UA). Así que, si esta se cumplía, tenía que haber un quinto planeta a 2.8 UA, yo.

Los astrónomos estaban muy emocionados con mi posible existencia y al final, fue Joseph Lalande quien, en el congreso astronómico que tuvo lugar en Gotha en 1796, animó a los demás a emprender mi búsqueda metódica. Fueron veinticuatro astrónomos expertos quienes, encabezados por Franz Xaver von Zach, cogieron el testigo y unieron sus esfuerzos para encontrarme. A tal efecto se repartieron la exploración exhaustiva del zodíaco entre cinco grupos. Pero, por desgracia, no dieron conmigo.

Se les adelantó el sacerdote italiano Giuseppe Piazzi desde el observatorio de Palermo. Allí, equipado con un  telescopio de Jesse Ramsden montado sobre círculo vertical, trabajaba en la compilación de un catálogo estelar que debía mejorar la precisión de todos los existentes. El gran día fue el 1 de enero de 1801, cuando advirtió que me desplazaba por el fondo de las estrellas. Puesto que primero apreció un movimiento retrógrado seguido de uno directo pensó que era un planeta y así se lo escribió a su amigo Barnaba Oriani de Milán. Sin embargo, cuando se puso en contacto con Joseph Lalande y con Johann Elert Bode le dio miedo equivocarse y no se arriesgó. Se limitó a anunciarles que había encontrado un nuevo cometa.

Me bautizó con el nombre de Ceres Ferdinandea, por la diosa romana y por el rey Fernando IV de Nápoles y Sicilia. Más adelante, por razones políticas, el Ferdinandea se eliminó y me quedé sin nombre compuesto.

Pero la epopeya de mi descubrimiento todavía no había terminado. Como soy revoltoso y, principalmente,  porque estaba demasiado cerca del Sol, a mediados de febrero de 1801, Piazzi me perdió de vista. Intentó volver a dar conmigo recalculando mi órbita pero no había suficiente número de mediciones para hacerlo. Me desilusioné, pensé que no volverían a vislumbrarme pero entonces un joven genio llamado Carl Friedrich Gauss creó una herramienta matemática específica para el cálculo de una órbita elíptica a partir de tres mediciones y pudo predecir mi posición de forma muy precisa. Meses más tarde, Franz Xaver von Zach me recuperó de nuevo.

Libro de Piazzi en el que anuncia el descubrimiento.

Libro de Piazzi en el que anuncia el descubrimiento.

Desde aquel momento, como cumplía con las expectativas de Titius y Bode, pasé a ser el quinto planeta del sistema solar y así permanecí listado en libros y tablas astronómicas durante más de medio siglo. Durante ese tiempo me sentí feliz de pertenecer a ese grupo tan selecto de cuerpos celestes aunque, debo confesaros que ya desde el principio, la cosa pintó mal. William Herschel, al observarme con uno de sus grandes telescopios se dio cuenta de lo débil y pequeñajo que soy y el astrónomo alemán Heinrich Olbers, para rematar la faena, se dedicó a descubrir en mis alrededores más objetos parecidos a mí. En 1802 dio con Palas y, cinco años más tarde con Vesta y Juno. Debido a que son muy renacuajos, Herschel pensó que no podían ser planetas y acuñó para ellos el término de asteroides. Y significó mi sentencia como planeta puesto que al compartir órbita con tantos asteroides me quitaron el título que había ostentado más de cincuenta años y me degradaron a asteroide grandote.

Finalmente, en 2006, a raíz del descubrimiento de Eris cuyo tamaño superaba al de Plutón, se cambió la denominación de planeta y se sacaron de la manga la nueva categoría de planeta enano, a la que fui ascendido. Para que me entendáis, los planetas enanos nos distinguimos de los planetas con papeles por ser más sociables y no haber echado a nuestros compañeros de órbita. Mientras que los planetas son los cuerpos gravitacionales dominantes en su órbita, los planetas enanos la compartimos con objetos similares a nosotros en tamaño y masa.

Mis características, las descubriréis con detalle este año gracias a los datos que recopile la sonda Dawn de la NASA, y no quiero haceros un spoiler después de todo el esfuerzo que habéis puesto. Por el momento, sabéis que soy casi una esfera (ligeramente achatada) con un diámetro de 954.2 km, un periodo de rotación de 9.075 horas y una superficie de 2 850 000 km².

Orbito en medio del cinturón de asteroides, que se encuentra entre Marte y Júpiter, con un periodo de traslación de 4,6 años. Mi masa de 8,7×1020 kg representa un tercio de la masa total de los asteroides contenidos en dicho cinturón.

Respecto a mi composición, creéis que tengo un núcleo rocoso cubierto por un manto gélido de unos quilómetros de espesor que se aproxima a un tercio de mi masa y el 50% de mi volumen y que contiene 200 millones de kilómetros cúbicos de agua. También sospecháis que dispongo de una débil atmósfera y que en mi superficie el agua helada sublima al exponerse a la radiación solar. En 2014, los investigadores de la Agencia Espacial Europea y la Universidad de Florida Central, confirmaron que expulso al espacio hasta  6 kilos de vapor de agua por segundo.

1024px-Ceres_Cutaway-es_svg

Aparte, tal y como dijo Francis Villatoro, desde 2005 sabéis de la existencia de manchas brillantes en mi superficie cuyo origen atribuís a la presencia de un océano de agua líquida bajo la misma. Si es esta o no la verdadera causa, tendréis que esperar a saberlo.

Vuestra sonda Dawn (amanecer en inglés), dirigida por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, Estados Unidos), fue lanzada por la NASA el 27 de septiembre de 2007 con la misión de estudiar las características de Vesta y las mías. Entró en la órbita de Vesta en julio de 2011 para investigarlo durante poco más de un año y en septiembre de 2012 puso rumbo hacia aquí.

El pasado 6 de marzo, tal y como estaba previsto, empezó a orbitarme. En los próximos días, se distanciará hasta llegar el 18 de marzo el punto más alejado de su órbita elíptica actual (a 75000 km). A partir de entonces se aproximará hasta situarse en órbita circular e irá reduciendo la altura de la misma para acercarse a mí  paulatinamente. La órbita más próxima LAMO (Low-Altitude Mapping Orbit), la alcanzará el próximo noviembre y, en principio, permanecerá en ella hasta el 30 de junio de 2016. Desde LAMO me hará las mejores fotos en alta resolución (veréis lo que gano en las distancias cortas) y podrá determinar mi composición gracias al instrumento GRaND (Gamma Ray and Neutro Detector).

Llevo esperándoos  desde que me contemplasteis por primera vez aquel 1 de enero de 1801. No me importa la categoría que me hayáis asignado, sé que comprendéis que Vesta y yo somos especiales, que somos los protoplanetas de mayor tamaño que hemos permanecido intactos desde la formación del sistema solar. A partir de nuestro estudio, de los secretos que os revelemos, podréis analizar los procesos que llevaron a su formación.

Preparaos para vivir en los próximos meses la aventura más fascinante, la del aprendizaje.

Dawn_logo

Publicado en Astronomía, Geofísica, Historia de la Ciencia | Etiquetado , , | 15 comentarios

Hedy Lamarr, la inventora

lamar

“Cualquier chica puede ser glamurosa. Todo lo que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida”.  Hedy Lamarr

El año pasado se celebró el centenario de Hedy Lamarr, la “mujer más bella de la historia del cine” y la inventora del sistema de comunicaciones denominado “técnica de transmisión en el espectro ensanchado” en el que se basan todas las tecnologías inalámbricas de que disponemos en la actualidad. Actriz, ingeniera de telecomunicaciones e inventora cuyo glamour eclipsó sus otras facetas.

Hedy Lamarr nació en Viena el 9 de noviembre de 1914 como Hedwig Eva Maria Kiesler. Fue la única hija de un banquero de Lemberg  y una pianista de Budapest que, aún siendo de origen judío, se habían criado en el catolicismo. En el colegio, destacó por su brillantez intelectual siendo considerada por sus profesores como superdotada. En casa, creció escuchando las interpretaciones de su madre al piano y ella misma, desde pequeña, tocó este instrumento a la perfección. Compleja e inquieta, abandonó los estudios de ingeniería, decidida a cumplir el sueño de ser actriz. Su descubridor, el empresario y director de teatro y cine Max Reinhardt, la llevó a Berlín para que se formase en interpretación, tras lo cual, regresaron a Viena para empezar a trabajar en la industria del cine.

La película que la llevó al estrellato en 1932, no pudo ser más polémica. Éxtasis, filmada en Checoslovaquia bajo la dirección de Gustav Machaty, fue el primer film en mostrar el rostro de una actriz, completamente desnuda, durante un orgasmo. Fue tachado de escándalo sexual y se prohibió su proyección en las salas de cine. Le llovieron censuras y condenas, incluida la del Vaticano. Los padres de Hedwig, al ver a su hija desnuda en la pantalla, quedaron horrorizados. Pero no todos los que lograron visionar la película reaccionaron del mismo modo. Fritz Mandl, magnate de la empresa armamentística, quedó embelesado de la belleza de la joven y solicitó permiso a su padre  para cortejarla. El matrimonio, todavía avergonzado por el comportamiento de su hija, aceptó encantado la proposición de cortejo del empresario y, más tarde, su petición de mano. Creyeron que siendo este bastante mayor que Hedwig, la pondría en vereda devolviéndola al buen camino. Ignoraron la voluntad de la muchacha, que deseaba seguir adelante con su carrera artística. La obligaron a casarse con Firtz condenándola a una temporada en el infierno.

hedy-lamarr_beautyshot

Firtz Mandl era extremadamente celoso y trató de hacerse con todas las copias de Éxtasis. Sólo le permitía desnudarse o bañarse si él estaba presente y la obligaba a acompañarle a todos los actos sociales y cenas de negocios para no perderla de vista. Hedwig se vio forzada a transformarse en lo que siempre había detestado, en el trofeo de exhibición de un tirano. Muchos eran los que pensaban que tenía todo lo que uno podía desear, que envidiaban su jaula de oro. Vivía rodeada de lujo en el famoso castillo de Salzburgo pero era una esclava que no podía hacer nada sin la autorización de Mandl. Hastiada del vacio insoportable en el que se había convertido su vida, retomó la carrera de ingeniería. En las reuniones de trabajo de Mandl a las que se la forzó a asistir, aprovechó para aprender y recopilar información sobre las características de la última tecnología armamentística nazi. Su marido era uno de los hombres más influyentes de Europa y, antes de la Segunda Guerra Mundial, se dedicó a surtir el arsenal de Hitler y Mussolini. Por ello, fue considerado como ario honorario por los gobiernos fascistas pese a ser de origen judío.

La vigilancia continua llegó a resultarle tan insoportable que decidió huir. Estando Mandl en un viaje de negocios, escapó por la ventana de los servicios de un restaurante y huyó en automóvil hacia Paris. No llevó más ropa que la puesta. Sólo cogió las joyas para conseguir el dinero que le permitiese alejarse de allí. La fuga fue angustiosa, los guardaespaldas de su marido la persiguieron durante días. Finalmente, logró llegar a Londres y embarcarse en el trasatlántico Normandie con destino a Estados Unidos. Allí coincidió con un viajero muy especial, el productor de películas Louis B. Mayer que le ofreció trabajo antes de llegar a puerto. La única petición era que se cambiase el nombre para que no se la relacionase con la película Éxtasis. De los nombres que le eligieron se quedó con el de Hedy Lamarr en memoria de la actriz del cine mudo Bárbara La Marr. Sobre las aguas del Atlántico Hedwig firmó su contrato con la Metro-Golwyn-Mayer. Hedy Lamarr, la actriz más glamurosa sobre las pantallas, había nacido.

Y esa nueva actriz se instaló en Hollywood y trabajó con King Vidor (Camarada X, Cenizas de amor), Jacques Tourneur (Noche en el alma, 1944), Robert Stevenson (Pasión que redime, 1947) y Cecil B. DeMille (Sansón y Dalila, 1949). Protagonizó una treintena de películas pero no tuvo demasiado ojo al elegirlas. Sin ir más lejos, rechazó dos obras de arte como Luz de Gas y Casablanca. Tampoco tuvo oportunidad de interpretar a Escarlata en Lo que el viento se llevó, quedándose a las puertas. Aún así, su imagen deslumbrante la convirtió en la verdadera estrella emergente de los años 30.

hedy-lamarr-pearls

En 1941 medio mundo estaba en guerra y el otro medio estaba a punto de entrar en ella. Con el nuevo planteamiento estratégico de la Blitzkrieg (guerra relámpago) basado en el empleo masivo y coordinado de la aviación como artillería volante y las unidades acorazadas como caballería mecanizada, los ejércitos alemanes habían barrido las fuerzas polacas y francesas de forma rotunda y tremendamente rápida. Ahora el peligro de una más que posible invasión se cernía sobre la Gran Bretaña, y después… ¿quien podría pararlos?.

Hedy conocía de cerca las prácticas de gobierno de Hitler y alimentaba un profundo rencor hacia los nazis, por lo que decidió aportar su contribución personal al esfuerzo de guerra de los aliados. En primer lugar ofreció su trabajo y su preparación como ingeniera al recientemente creado National Inventors Council pero su oferta fue amablemente rechazada por las autoridades, que le aconsejaron que basase su participación en su físico y en su éxito como actriz, promoviendo la venta de bonos de guerra. Lejos de desanimarse u ofenderse, consultó a su representante artístico e idearon una campaña en la que cualquiera que adquiriese 25.000 o más dólares en bonos, recibiría un beso de la actriz. En una sola noche vendió 7 millones de dólares.

Pero Hedy no estaba satisfecha, deseaba aportar sus conocimientos a fines técnicos que mejorasen las oportunidades de los ejércitos aliados, y examinó qué podría hacerse en los campos más sensibles a la innovación. El área de las comunicaciones era especialmente crítica en una guerra de movimiento y la radio resultaba el medio de comunicación más adecuado. Por otra parte, también se estaban experimentando sistemas de guiado de armas por control remoto mediante señales de radio. Y el uso de estas señales radioeléctricas presentaba dos problemas fundamentales:

  • En primer lugar, las transmisiones eran absolutamente vulnerables. Debido a la duración de los mensajes, el enemigo podía realizar un barrido de frecuencia en diferentes bandas y tener tiempo de localizar la emisión. Una vez hallada, era fácil determinar el lugar de origen sintonizando, a la misma longitud de onda, dos o más receptores con antenas direccionales, situándolos en diferentes emplazamientos y localizando la emisora por triangulación. Conseguido esto, podían generarse interferencias que impidiesen la recepción, o atacar directamente el transmisor según conviniese. Es obvio el riesgo que esto representaba para los operadores de las estaciones, especialmente si se trataba de espías situados en territorio enemigo.
  • El segundo aspecto negativo era la propia inseguridad en la recepción de la señal de radio, no solo por las interferencias intencionadas que ya se han apuntado, sino por la afectación de la propagación de las ondas debida a causas meramente naturales, como accidentes geográficos, meteorología, reflexiones en la alta atmósfera, etc.

Por todo ello, los proyectos de desarrollo de proyectiles o torpedos guiados por radiocontrol estaban prácticamente congelados a pesar de las ventajas que podrían reportar al poderse corregir su trayectoria una vez lanzados, compensando circunstancias no previstas.

Lamarr, Hedy (Heavenly Body, The)_02

Hedy Lamarr se interesó por los temas de la defensa nacional a raíz del trágico hundimiento de un barco lleno de refugiados por un submarino alemán en 1940, cuando los Estados Unidos aún permanecían neutrales. El sistema concebido por Hedy partía de una idea tan simple como eficaz. Se trataba de transmitir los mensajes u órdenes de mando fraccionándolos en pequeñas partes, cada una de las cuales se transmitiría secuencialmente cambiando de frecuencia cada vez, siguiendo un patrón pseudoaleatorio. De este modo, los tiempos de transmisión en cada frecuencia eran tan cortos y además estaban espaciados de forma tan irregular, que era prácticamente imposible recomponer el mensaje si no se conocía el código de cambio de canales.

El mensaje o la orden (en caso de control remoto) utilizaba un sistema binario, modulando la frecuencia portadora con una señal de baja frecuencia fija, de 100 o 500 Hz, lo que permitía añadir filtros sintonizados a estas frecuencias en el receptor para eliminar las señales parásitas mejorando la calidad de la recepción. El receptor estaba sintonizado a las frecuencias elegidas para la emisión y tenía el mismo código de cambio, saltando de frecuencia sincrónicamente con el transmisor. Este procedimiento se conoce ahora como “transmisión en espectro ensanchado por salto de frecuencia”, en inglés Frequency Hopping Spread Spectrum (FHSS). Las principales ventajas que presentan las señales de este tipo de sistemas es que son altamente inmunes a ruidos e interferencias y difíciles de reconocer e interceptar. Las transmisiones de este tipo suenan como ruidos de corta duración, o como un incremento en el ruido en el receptor, excepto para el que esté usando la secuencia de salto que se está empleando en el transmisor. Además, estas transmisiones pueden compartir una banda de frecuencia con muchos tipos de transmisiones convencionales con una mínima interferencia. No es necesario que las frecuencias de emisión sean contiguas.

El transmisor y el receptor eran asequibles a  la tecnología de la época, basada en componentes electromecánicos y válvulas de vacío, aunque resultaban voluminosos, y frágiles. Hedy no tenía ningún problema en diseñar y construir ambos aparatos, pero quedaba pendiente el delicado problema de la sincronización. Necesitaba la colaboración de alguien muy experto y la casualidad vino en su ayuda. En una cena conoció a George Antheil, pianista y compositor norteamericano, admirador de Stravinsky e inmerso en los movimientos dadaísta y futurista. Años atrás, había protagonizado un escándalo mayúsculo el 4 de octubre de 1923, en el Teatro de los Campos Elíseos de París, con el estreno de su obra Ballet Mécanique.  La “orquesta” de este ballet estuvo compuesta por dos pianos, dieciséis  pianolas sincronizadas, tres xilofones, siete campanas eléctricas, tres hélices de avión y una sirena.  A pesar del apoyo de figuras como Erik Satie, Jean Cocteau, Man Ray y James Joyce, la reacción mayoritaria del público fue de un rechazo tan violento, que numerosas butacas fueron arrancadas y echadas al foso de la orquesta. El estreno, un año después, en el Carnegie Hall de New York constituyó otro rotundo fracaso, tras el cual el compositor desistió de seguir representándola y se dedicó a componer y arreglar bandas sonoras.

George Antheil con uno de sus instrumentos musicales electromecánicos

George Antheil con uno de sus instrumentos musicales electromecánicos

Dejando aparte las opiniones de los musicólogos, lo cierto es que Antheil había logrado sincronizar sin cables 16 pianolas que formaban parte de la orquesta mecánica, y esta precisión es justamente lo que Hedy estaba buscando. Ambos trabajaron intensamente durante algo más de seis meses para encontrar la solución. Emplearían dos pianolas, una en la estación emisora y otra en la receptora y codificarían los saltos de frecuencia de acuerdo con los taladros longitudinales efectuados en la banda de papel, como en una pianola común. La secuencia de los saltos solo la conocería quien tuviese la clave, la melodía, lo que aseguraba el secreto de la comunicación. Los motores de arrastre de ambos dispositivos estaban sincronizados por sendos mecanismos de relojería de precisión y además el transmisor emitía periódicamente una señal de sincronismo para compensar cualquier desviación.

 El 10 de junio de 1941 presentaron al registro la solicitud de patente: “SECRET COMMUNICATION SYSTEM. Filed June 10, 1941 2 Sheets-Sheet 2 Patented Aug. 111, 1942 SECRET COMMUNICATION SYSTEM Hedy Kiesler Markey, Los Angeles, and George Anthcil, Manhattan Beach, Calif. Application June 10, 1941, Serial No. 397,412″, que les fue concedida el 11 de agosto de 1942, cuando USA ya estaba en guerra con Japón y Alemania. Hedy firmó con su apellido de casada, Markey, que apenas utilizó durante un par de años.

Pat-2292387_01a

Pat_2292387_02a

Es de destacar que aunque la patente se titula “Sistema Secreto de Comunicación”, tanto el texto de la descripción como los dibujos se refieren a la aplicación concreta como control remoto del timón de un torpedo. En las reivindicaciones se amplía el ámbito a “un sistema secreto de comunicación (que consta de) una estación transmisora incluyendo medios para generar y transmitir ondas portadoras de una pluralidad de frecuencias...” sin concretar el tipo de modulación, lo que implica que puede emplearse para la transmisión de sonidos y mensajes hablados.

Otro aspecto curioso deriva del hecho de usar una cinta de pianola que permite grabar 88 señales, correspondientes a las 88 teclas del piano. Tal número resultaba innecesario y a los inventores se les ocurrió aprovechar los canales sobrantes, en todo o en parte, para crear falsas transmisiones para confundir al enemigo. Así, en el dibujo del transmisor, se representan 7 condensadores (24a a 24g) para poder transmitir en siete frecuencias, en tanto que en el receptor solo se dispone de 4 condensadores para sintonizar las frecuencias útiles. Los tres canales restantes emiten señales falsas, que no pueden ser sintonizadas por el receptor propio, y están destinadas al engaño del adversario. Esta característica se recoge en la reivindicación 6ª de la mencionada patente.

La patente interesó a los militares, pero suscitó diversas opiniones. La marina de EEUU presumió problemas en su mecanismo, que no era demasiado apto para ser colocado en un torpedo, concluyó que el sistema era excesivamente vulnerable, inadecuado y engorroso y archivó el proyecto. Lamarr y Antheil no insistieron, se olvidaron del tema y volvieron a la cinematografía.

Pero si bien la idea era difícil de llevar a la práctica a principios de los años 1940, el enorme progreso de la electrónica con la invención del transistor hizo factible su utilización. En 1957, ingenieros  de la empresa estadounidense Silvania Electronics Systems Division desarrollaron el sistema patentado por Hedy y George, que fue adoptado por el gobierno para las transmisiones militares tres años después de caducar la patente. La primera aplicación conocida se produjo poco tiempo después, durante la crisis de los misiles de Cuba en 1962, en que la fuerza naval enviada por los Estados Unidos empleó la conmutación de frecuencias para el control remoto de boyas rastreadoras. Después de Cuba se adoptó la misma técnica en algunos dispositivos utilizados en la guerra del Vietnam y, más adelante, en el sistema norteamericano de defensa por satélite (Milstar). En la actualidad, muchos sistemas orientados a voz y datos, tanto civiles como militares emplean sistemas de espectro ensanchado (entre ellos todas las tecnologías inalámbricas de que disponemos en la actualidad, tanto la telefonía de tercera generación como el Wifi o el BlueTooth, se basan en el cambio aleatorio de canal)  y cada vez se encuentran más aplicaciones en la transmisión de datos sin cable, campo en el que, en palabras de David Hugues (investigador e impulsor de una serie de proyectos que han empleado técnicas de FHSS en la Natural Science Foundation de EEUU), todavía no se han explorado todas sus posibilidades.

Aunque la actriz no consiguió ingresar ni un solo centavo por la patente, que caducó sin ser utilizada, no puede discutirse que fue la pionera en esta técnica. Los honores y el reconocimiento, como veremos, tardaron en llegar.

Hedy-Lamarr-classic-movies-9477803-1194-1500 En los años que siguieron a la guerra, Hedy fundó su propia compañía cinematográfica con la que hizo y protagonizó algunas películas mediocres. Durante los descansos de los rodajes aprovechaba para seguir explorando su faceta de inventora que se mantuvo en secreto mientras fue una estrella de la Metro. Al parecer, se creía que podía perjudicar su imagen de diva. Cuando dejó la compañía, ya nadie la asociaba a ningún invento. El hecho de que el nombre que figuraba en la patente fuese Markey, que  solo usó un par de años, tampoco ayudó a que la recordasen.

Su vida personal no fue afortunada. Sus seis fracasos matrimoniales (con Fritz Mandl, Gene Markey, Sir John Loder, Ted Stauffer, W. Howard Lee y Lewis J. Boles) junto al declive de su carrera cinematográfica la llevaron a un consumo masivo de pastillas y a una obsesión enfermiza por la cirugía estética. Se volvió cleptómana y protagonizó sonados escándalos al ser detenida en diversas ocasiones. Finalmente, se recluyó en su mansión de Miami para pasar los últimos años de su vida aislada de un mundo que la había marginado, que celebraba las nuevas aplicaciones de su invención sin siquiera nombrarla. Cuando llegaron al fin los reconocimientos como inventora, ya era demasiado tarde. Su amargura había crecido hasta el punto que cuando le comunicaron la concesión del Pioner Award se quedó imperturbable y comentó escuetamente. “Ya era hora” (it’s about time). La ceremonia de entrega tuvo lugar en San Francisco el 12 de Marzo de 1997 y asistió en su representación, su hijo Antony Loder. Ese mismo año, junto a Antheil, recibió el Bulbie Gnass Spirit of Achievement Award, así como una distinción honorífica concedida por el proyecto Milstar. En Octubre de 1998, la Asociación Austriaca de Inventores y Titulares de Patentes le concedió la medalla Viktor Kaplan y, como colofón, en el verano de 1999, el Kunsthalle de Viena organizó un proyecto multimediático de homenaje a la actriz e inventora más singular del siglo XX.

Su historia acabó el 19 de enero de 2000 en Caselberry. Como última voluntad pidió que parte de sus cenizas se esparcieran por los bosques de Viena, cerca de su casa natal. La herencia, valorada en 3 millones de dólares, fue repartida entre sus dos hijos menores, su secretaria personal y un policía local que la acompañó y ayudó durante su última etapa. Después de su muerte, su hijo cumplió con sus deseos. La mitad de las cenizas cubrió los bosques vieneses mientras que la otra fue entregada  al consistorio vienés para que las enterrasen en un memorial. Pero estos pidieron 10000 euros por la lápida, precio que el hijo de Lamarr no podía costear. Finalmente, catorce años después de su muerte, el pasado 7 de noviembre, recibió su merecido homenaje en Viena.

En Austria, el Día del Inventor se celebra el 9 de noviembre en su honor.

hedy lamarr

Publicado en Biografías, Historia de la Ciencia, Mujeres científicas, Telecomunicaciones | Etiquetado | 24 comentarios

Radiactivo Man apela su cancelación de licencia de superhéroe

La entrada original se publicó el 27 de febrero de 2015 en Desayuno con Fotones

TRIBUNAL DE SUPERHÉROES

rmlicencia21

JUEZ DEL TRIBUNAL DE SUPERHÉROES: Sr. Radioactivo Man, tal y como figura en su solicitud de apelación, usted sostiene que su Supervisora le retiró la licencia de forma injustificada porque, y leo textualmente, “tiene prejuicios contra los superhéroes porque llevan los calzoncillos encima de las mallas”.

RADIACTIVO MAN: Así es.

JUEZ: Pese a que me parece la apelación más absurda que ha llegado a este Tribunal, le daremos una segunda oportunidad y hemos convocado a su Supervisora para que exponga el motivo por el que le canceló la licencia.

JUEZ: Supervisora, cuando usted quiera puede proceder.

SUPERVISORA: Antes que nada, aclarar que el hecho de que me parezca horrenda la indumentaria de este señor, no influyó para nada en la cancelación de su Licencia. El motivo fue que dice haber adquirido sus superpoderes tras sobrevivir a una explosión nuclear de una bomba atómica y eso no puede ser.

JUEZ: ¿Por qué?

SUPERVISORA: Por muchos motivos, principalmente porque la exposición a radiaciones ionizantes no da esos efectos. Pero si le parece, vayamos por partes y centrémonos primero en las bombas atómicas definiendo el significado de dos conceptos: fisión y activación.

La fisión nuclear es una reacción en la cual un núcleo pesado, bombardeado con neutrones, se convierte en inestable y se descompone en dos núcleos de tamaño parecido, liberando cierto número de neutrones (en general, dos o tres). Es una reacción altamente exoenergética.

RMlicencia2Estos neutrones, a su vez, pueden ocasionar más fisiones al interaccionar con nuevos núcleos que emitirán nuevos neutrones y así sucesivamente. Este efecto multiplicador se conoce con el nombre de reacción en cadena y puede ser controlado (centrales nucleares) o incontrolado (armas nucleares).

La activación, por su parte, es un mecanismo por el cual un átomo que no es radiactivo se convierte en otro que lo es  mediante el bombardeo con neutrones o partículas cargadas. La activación por rayos gamma solo se da cuando éstos tienen mucha energía.

Las reacciones nucleares que ocurren durante la explosión de una bomba atómica producen radiaciones ionizantes. Los rayos gamma y los neutrones son emitidos de inmediato, mientras que otro tipo de radiaciones lo hacen tiempo después de la detonación. Cerca del lugar de detonación, la dosis inmediata (entendiendo la dosis como energía absorbida por la masa irradiada) puede llegar a cientos de miles de Gy pero es rápidamente atenuada por el aire.

En el caso de bombas de alto rendimiento (megatones)…

JUEZ: Pare, pare, ¿qué significa de alto rendimiento? ¿qué son los megatones?

RADIACTIVO MAN: Discúlpela, es que flojea en esto de la divulgación. Si quiere ya se lo explico yo para que pueda entenderlo…

JUEZ: Creo que a usted lo que más le conviene es estar calladito hasta que yo le pregunte. Continúe por favor…

SUPERVISORA: El poder destructivo de una bomba está relacionado directamente con la energía que se libera durante la explosión. En el caso de una bomba nuclear, el poder explosivo, llamado rendimiento, se expresa mediante la comparación con el poder destructivo del TNT (trinitrotolueno), y así se habla de bombas de un kilotón (un kt) si la energía liberada es la misma que se produce al detonar 1000 toneladas de TNT. Si el rendimiento es de 1000 kt, se trata de una bomba de un megatón (un Mt).

A lo que iba, en el caso de bombas de alto rendimiento (megatones), la zona de dosis letal se sitúa dentro de la región devastada por el calor y la presión, por lo que la radiación inmediata no contribuye con nuevas víctimas. Para bombas pequeñas (pocos kilotones), la zona de dosis superior a los 4 Gy coincide con la zona donde los efectos de la onda de choque y del calor son causa probable de muerte.

Pero continuemos. Tras la detonación, los núcleos radiactivos resultantes permanecen localizados en la zona que ocupaba la bomba y son vaporizados por la alta temperatura de la bola de fuego. Los neutrones liberados escapan a gran velocidad y activan materiales sobre la superficie que, a partir de ese momento, empiezan a emitir radiación espontáneamente.

Gran parte del material situado cerca del hipocentro de la explosión (para una detonación de baja altura) es aspirado por la corriente de aire ascendente creada por la bola de fuego y sube a la atmósfera a través del tallo del hongo nuclear. Este material radiactivo regresará a la superficie terrestre. El tiempo que tarde en hacerlo dependerá del tamaño de la partícula a la cual se ha incorporado. Las partículas grandes —de algunos milímetros— ascienden hasta la baja atmósfera y caen en uno o dos meses arrastradas principalmente por la lluvia y la nieve mientras que el polvo más fino —de milésimas de milímetro— logra llegar a la alta atmósfera, y puede tardar en regresar a la superficie entre uno y tres años. El lugar el que se depositará viene determinado por los vientos y la circulación del aire entre las capas atmosféricas.

La lluvia radiactiva, que es la caída sobre la superficie terrestre del material radiactivo producido por la bomba atómica, origina altos niveles de radiación que disminuyen de forma proporcional al tiempo transcurrido. El principal riesgo biológico lo constituyen los rayos gamma emitidos por el material activado ya que las partículas alfa y beta emitidas son poco penetrantes y el grosor de la ropa o la piel las detiene. Sólo causarían quemaduras si se depositaran directamente sobre la piel, se ingeriesen a través de la comida o fuesen inhaladas.

JUEZ: Creo que la siguiente pregunta está clara, Sr. Radiactivo, ¿a qué distancia se encontraba del hipocentro?

rmexplosion-1

RADIACTIVO MAN: Cerca

JUEZ: Debería ser más preciso

RADIACTIVO MAN: Muy cerca.

JUEZ: Por lo que acaba de decir la inspectora si usted hubiese estado tan cerca, ya no estaría entre nosotros. Deje de hacernos perder el tiempo con esta apelación y sea más preciso. Describa lo que pasó y cómo empezó a experimentar los síntomas.

RADIACTIVO MAN: No lo recuerdo. Cuando me encontraron no sabía quién era ni qué hacía allí. Entonces sentí que tenía superpoderes.

JUEZ: ¿Qué hizo?

RADIACTIVO MAN: Abrí un frasco.

JUEZ: Le ruego que no se burle de este Tribunal

RADIACTIVO MAN: Claro que no, mi muy distinguida señoría. Nunca lo había podido abrir, cuesta mucho. Comprendí que me había pasado algo similar a Bruce Banner.

JUEZ: Bruce Banner perdió su licencia de superhéroe hace poco. Dice usted que puede volar… ¿cuándo voló?

RADIACTIVO MAN: Bueno, cuando lo intenté tuve un pequeño percance.

SUPERVISORA: A punto estuvo de partirse la crisma. El documento con el ingreso en el hospital está anexado al informe que le entregué y que veo que ha leído a conciencia. Y si me lo permite, le diré que el testimonio de Radiactivo Man, aunque pobre, es suficiente para justificar su cancelación de licencia.

JUEZ: Prosiga

SUPERVISORA: Radiactivo Man asegura estar muy cerca del hipocentro y por tanto, recibió altas dosis. Los efectos que se dan en ese caso son deterministas y aparecen a partir de una dosis umbral, por encima de la cual un número muy importante de células muere o deja de dividirse. Esta pérdida supone una lesión morfológica y funcional para un tejido. La evolución de la respuesta frente a la radiación difiere de un tejido a otro dependiendo, fundamentalmente de la velocidad con que las células de un tejido se reemplazan y de su dinámica de producción, diferenciación, envejecimiento y pérdida celular. En el informe aparece una tabla con un resumen de los principales efectos deterministas producidos en diferentes órganos y tejidos del organismo tras exposición aguda a radiación gamma. Como podrá ver, ninguno de ellos se corresponde con los superpoderes que dice haber adquirido nuestro señor Radiactivo.

RM3
Pero vayamos al escenario que nos ocupa, a la exposición aguda proveniente de una fuente externa que afecta a todo el organismo. En ese caso, los efectos que se observan en un individuo adulto pueden diferenciarse en tres etapas:

  • Prodrómica: Comprende los signos y síntomas que aparecen en las primeras 48 horas tras la irradiación y es consecuencia de la reacción del sistema nervioso autónomo. Se caracteriza por nauseas, vómitos, diarreas, cefaleas, vértigo, alteraciones de los órganos de los sentidos, taquicardia, irritabilidad, insomnio, etc. Puede durar desde algunos minutos, hasta varios días.
  • Latente: Este periodo se caracteriza por la ausencia de síntomas y varía desde minutos hasta semanas, dependiendo de la dosis recibida.
  • De enfermedad manifiesta: Se caracteriza porque aparecen los síntomas concretos de los órganos y tejidos más afectados por la radiación.

En función del órgano que contribuye mayoritariamente a la muerte del individuo, se diferencian tres síndromes post-irradiación:

  • Síndrome de la médula ósea. Se produce tras una exposición aguda a dosis de entre 3 y 5 Gy. La fase prodrómica aparece a las pocas horas y consiste en vómitos, nauseas y diarreas. La fase latente puede durar entre algunos días y 3 semanas, según la dosis. En la 3ª semana se inicia la enfermedad hematopoyética, con leucopenia y trombopenia muy marcadas. La inmunidad está deprimida, por lo que aparecen infecciones graves. Habrá hemorragias, por trastornos en la coagulación sanguínea, que acentuarán más la anemia debida a la lesión medular. A partir de la 5ª semana se inicia la recuperación si la dosis ha sido inferior a 3 Gy. Dosis más altas pueden provocar la muerte en 30-60 días.
  • Síndrome gastrointestinal. Se presenta a dosis entre 5 y 15 Gy. La fase prodrómica se produce a las pocas horas de la exposición y se caracteriza por nauseas, vómitos y diarreas muy intensas. La fase latente dura desde el 2º al 5º día después de la irradiación. En la enfermedad manifiesta vuelven a aparecer nauseas, vómitos y diarreas con fiebre. La muerte se puede producir en 10-20 días tras la irradiación. Los síntomas se deben a la lesión del tracto gastrointestinal, y en parte a la lesión de la médula ósea. El intestino delgado pierde su mucosa; existe un cuadro de mala absorción, con pérdida de líquidos, proteínas y electrolitos por vía digestiva, aparece deshidratación y hemorragias intestinales. Se favorece además la infección generalizada producida por los gérmenes habituales del intestino, sobre todo si existe leucopenia por afectación de la médula ósea y depresión inmunitaria.
  • Síndrome del sistema nervioso central. Se produce a dosis superiores a 15 Gy. La fase prodrómica aparece rápidamente y su duración es a veces de minutos. Hay nauseas, vómitos y síntomas psíquicos (confusión, irritabilidad, etc.) y neurológicos (disminución de consciencia, quemazón en la piel, etc.). La fase latente dura escasas horas. A las 4-6 horas de la irradiación aparece la fase final con síntomas neurológicos, convulsiones, ataxia, grados progresivos de coma, etc., sobreviniendo la muerte a los 1-5 días después de la irradiación. La causa es un cuadro de hipertensión endocraneal fuerte, con edema cerebral, hemorragias y meningitis aséptica por afectación vascular principalmente.

JUEZ: Vamos, que nada que ver con los superpoderes del señor Radiactivo. ¿Y si hubiese recibido menos dosis, si hubiese estado situado más lejos?

SUPERVISORA: En ese caso hubiese podido sufrir efectos probabilísticos debidos a mutaciones celulares que pueden dar lugar a una transformación maligna que finalmente se convierta en un cáncer declarado. Es decir que, para manifestarse, requieren de un periodo de latencia que puede oscilar entre 2 y 30 años. Puesto que nuestro superhéroe sintió los superpoderes de abre-botes justo después de la irradiación, podemos descartar que sufriese cualquier efecto de esta índole.

JUEZ: ¿Usted qué tiene que argumentar al respecto?

RADIACTIVO MAN: Yo sólo sé que tengo superpoderes y me parece muy feo que no crean en mi palabra.

SUPERVISORA: Lo único que hemos dicho es que, en caso de tenerlos tendrá usted que probarlos y justificar su origen, puesto que no puede ser por causa de una alta dosis de radiación.

JUEZ: Si me disculpan, denegada la apelación, me retiro. Espero no volver a encontrarme con usted y su pijama rojo por aquí.

RADIACTIVO MAN: La verdad, no me explico la manía que le tienen a mi varonil atuendo. Me iré a algún lugar donde me crean sin cuestionarme, donde mis superpoderes sean valorados, donde…

SUPERVISORA: ¿A un psiquiátrico?

RADIACTIVO MAN: No, a Cuarto Milenio.

**********

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA

Como Supervisora de Radiactivo Man, a raíz del cariño y apoyo popular mostrado por el movimiento #ApoyoRadiactivoMan y a las argumentaciones aportadas por dos personalidades tan ilustres como son Arturo Quirantes (@elprofedefisica) y Gonzalo Jiménez  (@gon_nuclear), voy a considerar una futura restitución de su Licencia como Superhéroe.

Puesto que no dispongo de ninguna evidencia empírica de sus superpoderes, valoraré como superpoder la aportación altruista que hace a la sociedad a través de la divulgación científica en este blog.

Cuando haya revisado el caso, teniendo en cuenta vuestras aportaciones, procederé a comunicarle la resolución final a Radiactivo Man.

Publicado en Divulgación, Radiactividad, Radiactivo Man, Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario