Naukas Bilbao 2015: Cinco años regalando ilusión

naukascarteles copy

La vuelta al cole siempre viene acompañada de un evento de divulgación científica sin igual “Naukas Bilbao”. Este año, los días 11 y 12 de septiembre, celebra su quinta edición, cinco años regalando ilusión a grandes y pequeños.

Los culpables de este acontecimiento tan importante y necesario son los organizadores y colaboradores del evento. Por un lado, los jefes de Naukas (Javier Peláez, Antonio Martínez, José Cuesta y Miguel Artime) y el director de la Cátedra de Cultura de UPV/EHU, Juan Ignacio Pérez. Por el otro, el apoyo imprescindible de la Cátedra de Cultura Científica de UPV/EHU, Euskampus y Buzkaiko Foru Aldundia – Diputación Floral de Bizkaia.

Los jefes

Los jefes. Fotografías de Xurxo Mariño

Juan Ignacio Pérez. Fotografía de Xurxo Mariño

Juan Ignacio Pérez. Fotografía de Xurxo Mariño

Por lo que a mí respecta, tendré la suerte de vivirlo en directo por segunda vez. Podré volver a gozar del talento de mis amigos en el mejor de los sitios, en la platea de la sala Mitxelena del Bizkaia Aretoa de la UPV/EHU (Av. Abandoibarra, 3). Los dos años anteriores vi el evento en streaming, gracias a la gran labor que hace EiTB, pero, como comprenderéis, no tiene ni punto de comparación. Cuando estás allí sentado, sientes la pasión que desprende cada uno de ellos durante su charla, ves cómo les brillan los ojos cuando divulgan, como disfrutan y hacen que el público al completo lo haga.

Además, si estás allí, después de las sesiones puedes conversar con ellos, hacerles preguntas, comentarles qué te ha parecido su exposición. Siempre están abiertos al diálogo con la gente porque no olvidéis nunca que divulgamos para vosotros, que Naukas Bilbao tiene éxito porque vosotros nos acompañáis y necesitamos que sigáis haciéndolo.

No concibo un Naukas Bilbao sin Francis Villatoro y su txapela

No concibo un Naukas Bilbao sin Francis Villatoro y su txapela. Fotografía de Xurxo Mariño

Este año habrá más de 60 cápsulas de ciencia para adultos (presentaciones de diez minutillos) repletas de ingenio y rigor, entrevistas de altura a importantes personalidades, monólogos de humor, videos en primicia, formación, premios, sorpresas…. y Naukas KIDS. [Programa definitivo de todo el evento]

NAUKAS-KIDS-2015

Por tercer año consecutivo, los niños también serán protagonistas y tendrán oportunidad de gozar de charlas de grandes divulgadores dedicadas y diseñadas especialmente para ellos. En concreto, podrán disfrutar de nueve sesiones de media hora cada una.

Para mí, Naukas KIDS dice mucho del compromiso de Naukas por enriquecer el nivel cultural de la sociedad haciéndola más libre. Si Gabriel Celaya decía que la poesía era “una arma cargada de futuro” yo pienso que la verdadera arma cargada de futuro es la educación y que para que esta sea efectiva se tiene que despertar la pasión de aprender en los más pequeños. Desconozco los conocimientos que un niño puede adquirir en Naukas KIDS pero lo que sí sé seguro es que descubre que la ciencia es divertida e interesante, lo cual es fundamental para hacer frente a las asignaturas científicas de su educación reglada. La ciencia deja de ser un coñazo, comprenden que la ciencia mola y es mucho más que un conjunto de operaciones que pueden resolver con más o menos habilidad.

Por este motivo, os pido que llevéis a los pequeños de la casa (hijos, hermanos, sobrinos, alumnos…) a Naukas KIDS, que dejéis que se maravillen con la ciencia. Nuestra sociedad necesita que esté repleto, se trata de nuestro futuro.

DSCF1468

El crack Txema Campillo en plena faena. Fotografía de Xurxo Mariño

A cargo de las redes sociales, como no podía ser de otra manera, estará Txema Campillo. Gracias al inmenso y excelente trabajo que lleva a cabo durante los eventos, en todo momento se puede estar al corriente de lo que ocurre tanto a través del twitter de Naukas como desde la página de Facebook. El hashtag para Twiter será: #Naukas15

En esta ocasión, por motivos personales, no voy a dar ninguna ponencia pero, si lo deseáis, puedo daros la chapa, digo…. una charla, mientras tomamos una cervecita y unos pinchos. Me gustaría mucho que vinierais a saludarme y pudiese conocer en carne y hueso a las personas que hacen posible que siga con este blog, a aquellos que son una parte fundamental del mismo.

Sergio (@Pr3cog), Jose (@InerciaCreativa), Oihana (@oiturbide), Paco (@elBesoenlaLuna), Tay (@BioTay), Alberto (@albertofersie), os echaré mucho de menos.

A todos vosotros…

¡Os veo en Naukas 15!

Laura Morron: El Profesor @yojosemere www.josemere.com Bilbao, 27 de septiembre de 2014.

Laura Morron: El Profesor
@yojosemere
http://www.josemere.com
Bilbao, 27 de septiembre de 2014.

Publicado en Cultura científica, Divulgación | Etiquetado , | 6 comentarios

Propuesta #JoyasBlogosfera: Los tesoros que no deben perderse

Lewis W. Hine

Lewis W. Hine

La blogosfera está llena de entradas espléndidas que, ocultas por el paso del tiempo, ya no se visitan como merecen. Solas, sin lectores que las disfruten, añoran la caricia de la mirada.

Nosotros, ajenos a su existencia, perdemos la oportunidad de gozar de la lectura de estos tesoros abandonados. Textos excepcionales escritos con cariño, historias a las que su autor dedicó un tiempo muy valioso. Perlas de la divulgación científica que desean volver a brillar, respirar, y exponerse al público. Palabras que no quieren perderse como lágrimas en la lluvia….

Con el fin de impedirlo, os propongo que me ayudéis a recatarlas. Que siempre que recordéis alguna entrada antigua que os gustó de forma especial, la compartáis por las RRSS. Que entre todos nos convirtamos en buscadores y lectores de grandes posts que no deben caer en el olvido. Nuestro esfuerzo tendrá la mejor de las recompensas: el placer de difundir e impedir que se pierdan verdaderas joyas de la divulgación científica.

Para que nos resulte fácil identificarlas, las podemos acompañar de la etiqueta #JoyasBlogosfera.

Adentrémonos en los rincones recónditos de la blogosfera, descubramos el oro que esconde…

1244662123199_f

Publicado en Cultura científica, Divulgación | Etiquetado | 9 comentarios

#YoEstrellaCervantes – De la Mancha a las Estrellas

Autora: Almudena M. Castro (@puratura) https://www.behance.net/puratura

Autora: Almudena M. Castro (@puratura) https://www.behance.net/puratura

“yo, inclinado de mi estrella, voy por la angosta senda de la caballería andante” (II, 32)

NameExoWorlds es un concurso organizado por la International Astronomical Union (IAU) para asignar nombres a exoplanetas y a sus estrellas anfitrionas. (http://www.nameexoworlds.org)

El Planetario de Pamplona (España), con el apoyo de la Sociedad Española de Astronomía (SEA) y el Instituto Cervantes, ha propuesto , de forma oficial, nombrar a la estrella mu Arae, de la constelación Ara, Cervantes y a los cuatro exoplanetas que la orbitan: Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea, como los personajes principales de “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Esta obra, considerada la primera novela moderna de la literatura mundial, merece formar parte de las esferas cósmicas. Por ello, el Planetario de Pamplona (Pamplonetario para los amigos), en el 400 aniversario de la publicación de la segunda parte de la novela, reclama que el caballero de la triste figura, sus compañeros  y su creador cabalguen la inmensidad para ocupar su lugar en el cielo estrellado.

La estrella Cervantes (mu Ara) se encuentra a una distancia de nosotros de unos 50 años-luz y es un 10% más masiva que el Sol, casi el doble de luminosa y 2,5 veces más voluminosa. Del estudio de su luz, los astrofísicos han concluido que su edad estimada es de 6.340 millones de años. Su clasificación espectral se denomina G3IV-V, la del Sol es G2V. (+ información)

Quijote (μ Arae b), el protagonista, habita una órbita algo excéntrica, como su carácter, próxima a la de su peculiar corcel Rocinante (μ Arae d). Sancho (μ Arae e) el buen escudero, vigila al hidalgo desde la distancia mientras se mueve lentamente por las ínsulas exteriores del sistema. Dulcinea (μ Arae c), se mantiene cerca del corazón del escritor, apenas visible para el caballero. La señora del Toboso seguirá siendo el sueño hermoso de Don Quijote,  la dama idealizada que sólo podrá intuir.

Para que esta propuesta se haga realidad necesitan nuestra ayuda. Para votar por Estrella Cervantes sólo hace falta pulsar sobre este enlace. En la web de la campañawww.estrellacervantes.es, se dispone de mucha más información sobre la iniciativa.

También podemos contribuir con su difusión por las RRSS:

Hashtag: #YoEstrellaCervantes

Facebook: Estrella Cervantes (CervantesmuAra)

Twitter: @Cervantes_muAra

Puedes contactar con los responsables a través del email consulta@estrellacervantes.es

Personalmente, he hecho una modesta aportación, espero que recordéis que la buena intención es lo que cuenta.

LA ESTRELLA CERVANTES

En el cielo hay una estrella
de cuyo nombre podrás acordarte,
ilumina a Dulcinea
y a su caballero andante.

Ese hidalgo de la Mancha
que vivió mil aventuras
como amante del honor
y rehén de la locura

Habita la inmensidad
con Sancho y su bella amada
que nunca podrá alcanzar,
que intuye desdibujada

En Ara Constelación
a lomos de Rocinante
Don Quijote, en su avanzar
envuelve a su sol, Cervantes.

Laura Morrón

Publicado en Astrofísica, Astronomía, Cultura científica | Etiquetado , , | 6 comentarios

Goethe, pensar la ciencia con el espíritu del arte

“Goethe in the Roman Campagna” por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein

“Goethe in the Roman Campagna” por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein

“Si nos aventuramos en el conocimiento y en la ciencia, lo hacemos tan sólo para regresar mejor equipados para la vida.” Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe es más conocido como poeta y novelista fundador del movimiento “Sturm und Drang” (“Tempestad e ímpetu”), considerado el preludio del Romanticismo alemán, que como científico. Sin embargo, su afán por conocer y comprender los misterios de la naturaleza inunda el conjunto de su obra literaria. La mirada del poeta se complementaba a la del científico. Su atracción por la ciencia se unía a su pasión por el amor y la literatura, necesitaba saber “lo que mantiene íntimamente unida a la naturaleza” (Fausto).

Goethe deseaba estudiar jurisprudencia en la Universidad de Göttingen, de fuerte influencia pragmática inglesa, pero su padre lo mandó a la cosmopolita Universidad de Leipzig que Goethe definió en Fausto como “un pequeño París que cultiva a su gente”. En sus aulas tuvo el primer contacto con las ciencias a las que, sin embargo, no prestó demasiado interés. Por aquel entonces sus esfuerzos se centraron en cultivar el primero de sus múltiples romances. Tras un breve periodo en Frankfurt, donde leyó a Paracelso, se mudó a Estrasburgo para terminar su licenciatura en leyes. Allí, entró en contacto con conceptos de química y conoció al reverendo J.C. Lavater, quien lo animó a trabajar con él en la demostración de que la estructura ósea del cráneo era la responsable última de la fisonomía.

Sus siguientes destinos fueron Wetzlar, donde hizo prácticas de abogacía en el tribunal y se enamoró de la prometida de un colega y Frankfurt, en el que fracasó en su intento de abrir un bufete de abogado y en su compromiso con la hija de un banquero.  Finalmente, le invitaron a la Corte de Weimar de Carlos Augusto de Sajonia-Weimar-Eisenach, heredero del ducado de Sajonia-Weimar, el paraje deseado para poder huir de la abogacía y de su relación sentimental.

En Weimar, inició sus investigaciones científicas seducido por los pensamientos filosóficos de Schedling y Johann Gottfried von Herder, dejando a un lado el aparato matemático (“las matemáticas no le sirven a mi manera de pensar”). Era consciente de que procediendo de esta manera, sus ideas contarían con la oposición de un gran número de personalidades científicas. Pero aún así, gracias a la confianza en sus propios argumentos, creía que  pasaría a la posteridad por su aportación a la ciencia. Al fin y al cabo, poetas, había muchos.

“Los sabios, y especialmente los matemáticos, no dejarán de encontrar ridículas mis ideas, y quizá hagan algo mejor: como gente distinguida que son, las ignorarán completamente.”

La ciencia de Goethe se opuso a los procedimientos de las ciencias empírico-analíticas. Para él, no tenía sentido el aislamiento experimental de los fenómenos tanto de las condiciones objetivas de su aparición, como de las condiciones subjetivas de su observación. La experiencia científica estaba unida a la experiencia vital e histórica del investigador. Su interés se centraba en la conexión e interrelación de los fenómenos que debía mostrar todo experimento. Pensaba la ciencia con el espíritu del arte, postulaba la unidad entre ciencia y poesía bajo la relación comunicativa con el mundo natural. Goethe consideraba la Naturaleza como un todo animado y el mundo como un organismo vivo que respiraba y se transformaba sin cesar. En palabras de Hegel, la ciencia de Goethe puede entenderse como una “consideración sensorial de la naturaleza”

“El fenómeno puro —dice— se presenta como resultado de todas las experiencias y de todos los experimentos. No puede nunca ser aislado, sino que se muestra en una sucesión constante de fenómenos. Para representarlo, el espíritu humano determina lo que es empíricamente incierto, excluye lo que es casual, separa lo que es impuro, desarrolla lo que es intrincado, y así descubre lo que no es conocido”. (El experimento como mediador entre sujeto y objeto; Goethe)

Coincidía con Kant en aceptar leyes naturales necesarias y universales, pero las vías para fundamentar dicha suposición eran completamente diferentes. Mientras que para Kant esto derivaba en el modelo newtoniano, para Goethe se enlazaba con el pensamiento de Giambattista Vico de que en el mundo sensible, todo dependía de todo “de la relación que entre sí guarden los objetos, y sobre todo, de la que existe entre el hombre y el objeto principal entre todos los de la tierra y los demás” (Goethe). Por tanto, ante cualquier fenómeno de la naturaleza, el científico debía escudriñar en busca de manifestaciones parecidas y afines. Su ciencia era romántica y orgánica. Para Goethe, la ciencia materialista de su época, había tomado el camino fácil del desmembramiento de la naturaleza y la negativa a considerarla como un todo, era una forma de reduccionismo.

“¿Entonces cómo debe ser el método científico? Así como una buena obra de teatro no puede escribirse íntegramente sino apenas en su mitad, dejando el resto al arbitrio del grado de evolución del arte escénico, de la personalidad de los actores, potencia de su voz y peculiaridad de sus gestos, y también al grado de espiritualidad y buena disposición del público, otro tanto sucede naturalmente en un libro que trate de fenómenos naturales. Para disfrutar con su lectura y sacar provecho, deberá el lector tener siempre presente a la Naturaleza, ya en realidad, ya en la imaginación.“ Goethe.

La experiencia se podía dividir en categorías empíricas que se subordinaban a categorías científicas, las cuales proporcionaban conocimiento. Para él los principios y leyes superiores se revelaban mediante la percepción sensible en forma de “fenómenos primarios”. El procedimiento científico se iniciaba delimitando lo que era un fenómeno primario para, posteriormente, observarlo desde varios ángulos y diversas disciplinas. De los resultados cuantitativos de esta primera fase, había que extraer la impresión cualitativa para evitar el reduccionismo a una fórmula matemática que conducía al aislamiento del suceso.

Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

 

 

Publicado en Arte, Óptica, Biografías, Cultura científica, Geofísica, Historia de la Ciencia | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Razones para participar en los Premios Asociación Podcast

premiosasociacion

Este año se celebra la VI edición de los Premios Asociación Podcast cuyo principal objetivo es dar visibilidad y difusión al podcasting y reconocer el trabajo de quienes lo hacen posible. Esto, significa, ni más ni menos, que la propia participación ya es un gran premio. Y no sólo para el podcast/podcaster que se inscribe sino para todos aquellos que formamos parte de esta comunidad, todos aquellos que disfrutamos haciendo o escuchando podcasts.

Como viene siendo habitual, desde la Asociación Podcast se han introducido algunas novedades, respecto a las ediciones anteriores, para mejorar en todo lo posible el proceso. La más destacada, a mí parecer, ha sido la constitución de un Comité, formado por socios de la Asociación, dedicado a apoyar a la Junta Directiva en todo lo relacionado con los Premios. Es decir, en la redacción de las bases, la configuración del calendario, la propuesta de categorías premiables y la gestión de las inscripciones, votaciones y posibles reclamaciones que se puedan producir durante el desarrollo de los Premios.

También se ha creado una web como punto de referencia de todo lo relacionado con los premios. Una página que también es la vuestra y que podéis enriquecer enviando cualquier material que tengáis de ediciones pasadas a premios@asociacionpodcast.es. Tened muy presente que esta web, al igual que los Premios de la Asociación Podcast, tiene como finalidad que todos gocemos del podcasting.

podcastciencia

PODCASTS DE CIENCIA

Por lo que se refiere a los Podcasts de Ciencia, los nominados del año pasado ya hicieron patente la gran calidad que existe. Creo que este año, la asignatura pendiente sería mostrar con contundencia la cantidad y diversidad de la oferta. Y sólo hay una forma de conseguirlo: inscribirse a los premios. Los votantes pertenecen en su mayoría al mundo del podcasting y, por tanto, sería la manera de acercar la ciencia a oyentes sin una predisposición especial a la misma. Y esa es una gran oportunidad que se presenta en contadas ocasiones. Por ello, os animo a que participéis y permitáis que os descubramos. Para hacerlo, simplemente tenéis que rellenar uno de los siguientes formularios antes del 31 de julio del 2015:

Formulario para inscribir podcasts

Formulario para inscribir podcasters

Una vez inscritos recibiréis un email a la dirección de correo que indique el feed para confirmar la inscripción, que se hará efectiva tras recibir dicha confirmación.

PARTICIPACIÓN DE LOS OYENTES

El Comité también promueve que cualquier oyente pueda invitar a inscribirse en los premios a su podcast/podcaster favorito. Para hacerlo el oyente debe introducir el email del podcast/podcaster en este formulario y el podcast/podcaster recibe la invitación a inscribirse a través de un enlace que le lleva a la página de inscripción a los Premios.

Para obtener toda la información sobre los Premios Asociación Podcast (bases, fases, categorías, etc…) podéis consultar la web dedicada a los mismos.

JORNADAS DE PODCASTING DE ZARAGOZA

Los premios se entregarán en las X Jornadas de Podcasting de Zaragoza, en las que los podcasts de ciencia también tendrán un papel especial (hasta aquí puedo leer… de momento). Así que deseo que seáis muchos los que os animéis a venir para celebrar, entre todos, que la ciencia invade las ondas con grandes podcasts. Lo mejor de estas jornadas siempre es la gente que conoces y la que te reencuentras. Espero volver a coincidir con todos los podcaster que conocí en Barcelona y poner cara a muchos otros que escucho.

¡Nos vemos en Zaragoza!

jpod15bis

Publicado en Divulgación, Radio | Etiquetado , | Deja un comentario

Habemus Ardilla de Oro

Top-30-cute-pics-of-Squirrel-20

Desde Los Mundos de Brana quiero felicitar a la ardilla campeona de la I Edición del concurso de divulgación científica La Ardilla de Oro: D. José Luis “Pepelu” Bueno López.  Este estudiante de doctorado en Ingeniería Mecánica, saltando de rama en rama y respondiendo las preguntas planteadas en cada una, consiguió alzarse con el premio superando a más de un centenar de ardillas aspirantes.

También quiero felicitar al blog creador y organizador del concurso Metros por segundo, a todos los blogs anfitriones y a todas las ardillas participantes. Sin ellos no hubiese podido llevarse a cabo el concurso y creo que ha sido una magnífica iniciativa para divulgar de forma entretenida. Da gusto ver cómo en el mundo de la divulgación se puede contar con personas que siempre se brindan a colaborar y participar en los proyectos que ayudan a acercar la ciencia. Y hablando de divulgadores generosos, no puedo olvidarme de dar las gracias a todas aquellas bitácoras, que han sido muchas, que también se ofrecieron a formar parte del concurso y no pudieron ser aceptadas por motivos organizativos. Espero que se vuelvan a animar el año que viene y sean ellas las anfitrionas.

Para acabar, sólo me queda daros la respuesta a la pregunta que planteé. Reconozco que los lectores del blog lo tenían mucho más fácil pero fue mi forma de premiar todo su apoyo y sus visitas. La respuesta la encontraréis en el propio blog, concretamente en la entrada Los Anillos del Señor… James Clerk Maxwell

¡Hasta la segunda edición!

medalla-ardilla

Publicado en Cultura científica, Divulgación | Etiquetado , | Deja un comentario

Marietta Blau, una estrella de la Física de Partículas

marietta3

Marietta Blau nació el 29 de abril de 1894, en el seno de una familia judía de clase media que vivía en Leopoldstadt, el distrito vienés donde se había localizado el gueto judío en el siglo XVII. Sus padres Markus Blau (jurista) y Florentine Goldenzweig tuvieron cuatro hijos pero Marietta no recordaría a su hermano mayor que murió cuando ella tenía un año. El menor, Ludwig, vino al mundo un año más tarde del fallecimiento del primogénito.

Marietta cursó estudios en el “Verein für erweiterte Frauenbildung” (Asociación para la Formación Ampliada de la Mujer), el primer centro que posibilitó a las jóvenes la obtención del certificado general de bachillerato que era requisito indispensable para acceder a la educación universitaria. Lo superó con una clasificación de excelente e ingresó en la Universidad de Viena para estudiar física y matemáticas. Durante su estancia universitaria también estuvo en prácticas en el Instituto II de Física y en el Instituto de Investigación del Radio. Este último pertenecía a la Academia Austriaca de Ciencias y había sido fundado en 1908 gracias a una donación de un acaudalado abogado, Karl Kupelwieser. En 1919, completó su tesis de doctorado bajo la dirección de Steven Meyer y Franz Exner y pasó varios meses con Guido Holzknecht, en el Instituo Central de Rayos X del Hospital General de Viena.

Unos años antes, en su periodo universitario, Marietta había consultado a uno de sus profesores sobre la posibilidad de convertirse en profesora. La respuesta había sido contundente: “Ser judío y mujer, eso es demasiado, es poco probable”. Así que, viendo que sus oportunidades de hallar trabajo académico eran escasas, encaminó su futuro hacia la industria. En 1921, se trasladó a Berlín para investigar sobre energía eléctrica y análisis espectral en la fábrica de tubos de rayos X Fürstenau, Eppens & Co pero renunció al empleo tan pronto se le brindó la oportunidad de tener un puesto de asistente en el Instituto para los Fundamentos Físicos de la Medicina en la Universidad de Frankfurt. Allí, no sólo le encomendaron el trabajo científico para la industria electrotécnica y electromédica, sino también la formación en los fundamentos teóricos y prácticos de la radiología. Junto a Kamillo Altenburger, publicó varios artículos sobre la absorción y la teoría de los efectos de los rayos X. Ambas tareas resultarían importantes cuando, más adelante, se ocupó del tratamiento del cáncer y trabajó en aplicaciones industriales de los dispositivos de conteo usando sustancias radiactivas.

En 1923, tuvo que regresar a Viena para cuidar de su madre enferma. Lo que a nivel profesional, le supuso cambiar un puesto remunerado por otro que no lo era en el Instituto para la Investigación del Radio y en el Instituto II de Física. En aquellos años, el nulo apoyo que recibían los institutos científicos por parte de las agrupaciones conservadoras y nacionalistas alemanas que ocupaban los puestos decisivos en el Estado, hacía que no pudiese pagarse a muchos de los científicos que trabajaban en ellos. Esta colaboración no retribuida requería el correspondiente apoyo financiero por parte de la familia pero ofrecía a las mujeres la posibilidad de afirmarse, de cierta manera, en la investigación científica. Por ello, no es de extrañar que el porcentaje de mujeres en el Instituto del Radio fuese especialmente alto. Además, la forma en la que Steven Meyer dirigía la institución también constituía un buen motivo para sentirse atraída. Meyer trataba a sus investigadores como aliados en la búsqueda del conocimiento. Luchaba por ellos y sus necesidades. Creó un ambiente casi familiar, logrando la colaboración armónica entre todos los participantes que se ayudaban de forma activa en sus diferentes estudios. Una atmósfera de apoyo mutuo que contrastaba con otras áreas de la universidad donde el antisemitismo se estaba incrementando después de la Primera Guerra Mundial.

Instituto del Radio de Viena

Instituto del Radio de Viena

Por aquel entonces, llegó al instituto el científico Hans Pettersson, para medir la radiactividad del lodo en aguas marinas profundas, pero pronto se interesó por el estudio de las desintegraciones atómicas. Petter y su colaborador G. Kirsh buscaron una técnica fiable de detección de las partículas emitidas en las reacciones nucleares y le pidieron a Blau que investigase si la interacción de radiación ionizante en una emulsión fotográfica podría ser utilizada para su detección. En 1925 Blau publicó la respuesta en un primer artículo al que seguirían muchos otros sobre el efecto fotográfico y su cuantificación para protones y partículas alfa. El principal objetivo era distinguir entre las huellas de ambos tipos de partículas.

Durante el año académico 1932/33 Blau consiguió una beca internacional de la Asociación de Academias Austríacas para estudiar cristalografía en Gotinga, con el profesor Pohl. Allí, enseguida se sintió a gusto y participó activamente en los seminarios y debates. Conoció a físicos famosos como Eduard G. Steinke que había construido cámaras de ionización para la detección de rayos cósmicos y compartió con ella las características del método fotográfico. La próxima parada fue el Instituto del Radio de París, donde trabajó con Marie Curie y Fréderic Joliot.

Sus planes eran regresar al Instituto Pohl después de su estancia en Francia pero no pudieron cumplirse. Hitler se había convertido en Reichskanzler en enero de 1933 y era más seguro volver directamente a su Viena. La situación política de Austria había cambiado completamente. El gobierno conservador de Dollfuss había disuelto el parlamento y se había establecido una autocracia perfilada a semejanza del estado fascista de Musolini.

Blau-Marietta

Pero Blau siguió adelante con su investigación junto a Hertha Wambacher, que primero había sido su alumna y luego su estrecha colaboradora, sobre un método basado en la detección y determinación de la energía de las partículas alfa, a partir de la adaptación de las emulsiones fotográficas a las necesidades de la física nuclear. Por sus estudios sobre los efectos fotográficos, en 1937, ambas recibieron el galardón más prestigioso de la ciencia en Austria, el Premio Ignaz L. Lieben.

En el desarrollo posterior del método fotográfico, Blau encontró que, para captar la mayor cantidad posible de trazas de ionización de partículas de alta energía, había que aumentar el espesor de la capa de emulsión, lo cual requirió a su vez, nuevos métodos de revelado. Había intentado detectar partículas de radiación cósmica con emulsiones fotográficas desde 1932 y para seguir con la investigación, en 1937, ella y Wambacher recurrieron al descubridor de los rayos cósmicos Viktor Hess. El Profesor de la Universidad de Insbruck contaba con un observatorio en Hafelekar, una montaña de 2300 metros de altura situada al norte de Innsbruck. Allí, tras exponer sus placas fotográficas durante varios meses descubrieron que las reacciones nucleares que inducían los rayos cósmicos en los núcleos de las emulsiones, creaban un nuevo patrón de trazas cuyas trayectorias partían de un centro común. Su forma les sugirió el nombre de “estrellas de desintegración”. Blau y Wambacher publicaron sus resultados en Nature y se dirigieron al profesor Erich Regener, director del Instituto de Investigación de Física de la Estratosfera de la Sociedad Kaiser Wilhelm, para solicitar que se les permitiera llevar placas fotográficas en una ascensión en globo a la estratosfera. No hubo suerte. Regener no se lo concedió porque, al parecer, uno de sus colaboradores ya había publicado un estudio similar.

Nuclear_star_01

Pero Marietta no se rindió y en septiembre de ese mismo año, preguntó a Friedrich A. Planeth, que trabajaba en el Imperial College en Londres, si podría, dentro de sus experimentos durante ascensiones en globo, mandar un paquete de placas fotográficas a la estratosfera para registrar trazas de partículas de radiación cósmica en las emulsiones. Planeth mostró mucho interés en el tema y Stefan Meyer intervino para que los ascensos se financiasen por el fondo de la Academia de Ciencias. Pero, desgraciadamente, todo se suspendió debido a la anexión de Austria por Alemania el 14 de febrero de 1938. Antes de que esta tuviese lugar, el clima político para los científicos de origen judío en Austria ya se estaba volviendo tenso. La relación de Marietta con su joven colaboradora Wambacher, simpatizante del partido nazi, estaba muy deteriorada. Por esta razón, Albert Einstein intervino para encontrarle una posición más estable fuera de Europa. En respuesta a una invitación para participar en una escuela de verano en México, recomendó que el dinero destinado a su visita se emplease para contratar a Marietta Blau como miembro permanente: “en Viena la Dra. Marietta Blau, cuenta con un talento excepcional en el campo de la radiactividad, es la principal experta. Por motivos políticos conocidos, tendrá que dejar su país natal, tarde o temprano. Ella es conocida en el mundo científico por el método fotográfico… Si lográis traer a esta científica a la ciudad de México, haréis un excelente servicio al desarrollo de la ciencia de allí.”

Y esta no fue la única carta que escribió Einstein. El 14 de febrero se dirigió a su médico y amigo Gustav Bucky que esperaba la visita de Gustav Peter, un médico que residía en México.

“Le ruego averiguar por conducto de su amigo Peter si en México puede encontrarse algún empleo para una doctora en física, de talento extraordinario, que tiene que salir de Viena por ser judía. Está especializada en radiactividad experimental, y las tesis que aparecen en este campo son dirigidas por ella (…). No se trata aquí de un caso común, sino de una persona verdaderamente valiosa que sería bien capaz de despertar vida científica en cualquier lugar con modestos recursos. Le ruego que consulte a su amigo si tal vez en México existe una oportunidad para la señorita Blau”

Marietta después de aplazar una y otra vez su huida de Viena, tomó la decisión de aceptar la invitación del químico noruego Ellen Gleditsch de ir a Oslo, consciente de que no podría regresar. En el Instituto del Radio de Viena, todas las personas de ascendencia judía fueron expulsadas inmediatamente después de la anexión, lo cual abrió oportunidades para las personas como Georg Stetter o Hertha Wambacher, que habían sido nazis durante mucho tiempo.

Einstein, por su parte seguía buscando un trabajo adecuado para Marietta. En abril de 1938 contactó con la Asociación Americana de Mujeres Universitarias y con otras instituciones para encontrarle un puesto en Estados Unidos, pero los trámites no fueron exitosos. Finalmente, en verano de 1938, Blau, como resultado de la recomendación de Einstein, recibió una invitación para enseñar en el Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), un departamento del recién creado Instituto Politécnico Nacional (IPN). Aceptó la oferta y se trasladó a México con su madre, pero pronto se sintió decepcionada al comprobar que en la ESIME no tenía oportunidad alguna de desarrollar un trabajo científico. En consecuencia, viendo que no podía dedicarse a su campo de investigación, estudió el efecto de la radiación solar en México, una población que vive a gran altitud en una zona tropical, y la radioactividad en minerales y manantiales de diversas zonas del país. Marietta desconocía que mientras estaba en México alejada de los centros de investigación nuclear, su método fotográfico había servido para llevar a cabo nuevos descubrimientos en física nuclear.

Marietta Blau con los miembros del ESIME

Marietta Blau con los miembros del ESIME

Su amigo Einstein, consciente de su situación, seguía sin rendirse y en 1941, volvió a escribir al gobierno mexicano para exponer las condiciones en las que se encontraba Blau “Aunque trabaja en México como profesora desde hace tres años, no ha conseguido aún las condiciones necesarias para realizar sus investigaciones” y para solicitar “algunas condiciones más favorables para la realización de su trabajo, que podía ser de invaluable servicio al país”.

Como respuesta, el entonces rector Victoriano Anguiano propuso a la austriaca entrar a la Universidad Michoacana como profesora a tiempo completo para dirigir el laboratorio de Física de la universidad. Pero, por desgracia, la incorporación se frustró debido a un conflicto surgido en la Casa de Hidalgo a principios de 1943 y Blau, tal como manifestó a Einstein por carta, se sintió abatida: “Me hubiese gustado aceptar el puesto, ya que en Morelia era la única física y no hubiese tenido la competencia que tiene que sufrir todo extranjero. Pero al ocupar la plaza, me percaté de que todo el material del laboratorio se encontraba en las casas de empeño de la ciudad”.

Tras la muerte de su madre en 1944, Marietta emigró a los Estados Unidos donde empezó a trabajar en el departamento de investigación de una empresa industrial. En su nueva ocupación desarrolló varios dispositivos para el uso de isótopos y solicitó la patente para alguno de ellos. Pero estaba a disgusto en esta clase de trabajo y, después del traslado de la empresa al pueblo de Janesville, la cosa fue a peor. Se sentía completamente aislada y emprendió la búsqueda de una nueva colocación. Por fin, la Universidad de Columbia la fichó como miembro de su personal científico para desarrollar un programa de investigación, basado en su método de detección fotográfica, que analizase las partículas producidas por reactores de fisión. Dos años después, consiguió un puesto en el Laboratorio Nacional de Brookhaven, donde pudo poner en práctica el programa desarrollado.

Pero la década que permaneció apartada del mundo científico le pasó factura. En 1950, Cecil Powell fue galardonado con el Premio Nobel por el perfeccionamiento de la técnica de emulsión fotográfica que Blau había iniciado. Powel había descubierto el pión con la ayuda del método fotográfico y él mismo reconoció en su autobiografía que comenzó a utilizar este método para las investigaciones que le valieron el Premio Nobel después de conocer por Walter Heitler, las publicaciones de Blau y de Wambacher.

En 1956, dejó Brookhaven para ser profesora asociada en una pequeña universidad privada de Miami. Allí estableció con éxito un laboratorio de física de partículas y pudo continuar con sus investigaciones motivando a los jóvenes físicos a colaborar con ella.

Pero cuatro años más tarde, los frecuentes problemas de salud y la nostalgia la llevaron de vuelta a Viena donde el regreso le reportó luces y sombras. Fue recompensada con una serie de premios oficiales como el premio de Schrödinger de la Academia de Ciencias, pero quedó muy decepcionada al ver que personas que ocuparon cargos en el Instituto del Radio al amparo de los nazis, volvían a ser catedráticos, mientras su cargo seguía sin ser remunerado. En sus últimos años, mientras su salud era cada vez más frágil, mantuvo poca relación personal con sus antiguos colegas, dedicándose a guiar a los estudiantes en sus disertaciones en física de altas energías. Murió en enero de 1970.

La labor de Marietta Blau fue fundamental para la física del siglo XX, pero ser mujer, judía y soltera dificultaron su reconocimiento en un mundo en que la ciencia era “cosa de hombres”. Al igual que las trazas que veía en las placas fotográficas, Marietta fue también una estrella. Merece que la recordemos como tal.

“Creo que todos los jóvenes reflexionan sobre cómo querrían que fueran sus vidas. Cuando yo lo hacía, siempre llegaba a la conclusión de que no es preciso que la vida sea fácil, lo importante es que no esté vacía. Y este deseo me ha sido concedido.”* Marietta Blau

*I believe all young people think about how they would like their lives to develop. When I did so, I always arrived at the conclusión that life need not be easy; what is important is that it not be empty. And this wish I have been granted.

BIBLIOGRAFÍA

“Marietta Blau. Estrellas de Desintegración. Biografía de una pionera de la física de partículas” Brigitte Strohmaier y Robert Rosner (eds)

Esta entrada participa en la edición LXXII (junio-julio de 2015) del Carnaval de la Física cuyo blog anfitrión es La Aventura de la Ciencia.

blau12

Imagen del calendario de Físicas Nucleares creado por la UB

Publicado en Física de Partículas, Física Médica, Mujeres científicas | Etiquetado , , | 11 comentarios