Efectos de la corriente eléctrica en el cuerpo humano (I): La edad de la inocencia

Lightning_striking_the_Eiffel_Tower_-_NOAA_edit

El descubrimiento de los fenómenos causados por la electricidad se remonta a la Grecia clásica. Suele atribuirse a Tales de Mileto (620 – 546 A.C.), quien se dio cuenta que al frotar una barra de ámbar (resina vegetal fosilizada) con lana o una piel, esta adquiría la propiedad de atraer el polvo y objetos ligeros, como pedazos de hojas secas, plumas, etc. Friccionando más enérgicamente y por más tiempo podía conseguirse una pequeña chispa. Gran parte del conocimiento de Tales nos ha llegado a través de las obras de Aristóteles, escritas tres siglos después y basadas en la tradición oral, por lo que la exactitud de su contenido ha sido cuestionada. Otro filósofo griego, Teofrasto (371 – 287 A.C.), descubrió que diversas substancias se comportaban como el ámbar al ser frotadas, pero ni él ni Tales fueron capaces de proponer alguna explicación a estos fenómenos. En cualquier caso, la pequeña cantidad de electricidad que podía generarse mediante esta fricción era insuficiente para producir efectos fisiológicos apreciables. El ámbar, “electron” en griego, y principal protagonista de esta etapa temprana, fue el origen de nuestra palabra “electricidad” y sus derivados.

Durante muchos siglos no hubo interés ni progresos notables en el estudio de los fenómenos eléctricos hasta que a finales del siglo XVI, William Gilbert emprendió exhaustivos experimentos relacionados con la electricidad y el magnetismo y publicó su enciclopédica obra “De Magnete”. Por ello se le reconoce como fundador de la ciencia del electromagnetismo.

A partir de ahí, numerosos científicos se interesaron vivamente por la nueva ciencia emergente y se produjo una catarata de descubrimientos y teorías, que culminó con las leyes del electromagnetismo formuladas por James Clerk Maxwell (1831 – 1879) y conocidas universalmente como “ecuaciones de Maxwell”. Desde el punto de vista de los efectos fisiológicos de la electricidad sobre el cuerpo, cabe destacar los trabajos de tres personajes: Benjamín Franklin, Luigi Galvani y Alessandro Volta.

Benjamín Franklin (1706 – 1790), uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América, fue un prolífico inventor, científico y político estadounidense. Afortunadamente para la humanidad, y dados los turbulentos tiempos que vivió, se mostró mucho más cauto y prudente como político que como científico. En uno de sus más célebres experimentos, probablemente el más conocido, se propuso demostrar que los rayos y relámpagos de las tormentas tenían su origen en la electricidad acumulada en las nubes. La intención era loable pero el diseño del experimento era más que temerario ya que exponía a un desenlace fatal tanto a él como a uno de sus hijos.

Franklin_lightning_engraving

La experiencia tuvo lugar en Filadelfia, el 15 de junio de 1752, y consistió en atar una cometa con esqueleto metálico a un hilo de seda, a cuyo otro extremo ató una llave metálica. Hizo volar la cometa sin que ocurriese nada hasta que comenzó a llover, la cuerda de seda se mojó y empezaron a saltar chispas de la llave, logrando cargar eléctricamente una botella de Leyden (tipo arcaico de condensador eléctrico) y demostrando su hipótesis. El resultado práctico de sus experiencias con la electricidad atmosférica fue el invento del pararrayos, que tantas vidas ha salvado desde entonces.

Obviamente Franklin debió estar aislado por sus guantes y botas y en una actitud diferente a la representada, puesto que, de lo contrario, hubiese fallecido por electrocución como había ocurrido a varios predecesores y sucedería más tarde. Uno de sus seguidores que falleció en San Petesburgo, al intentar el mismo experimento en 1753, fue el alemán George Wilhem Richman.

Mort_du_Richmann

Así pues, a mediados del siglo XVIII se conocían razonablemente bien los efectos sobre el cuerpo humano de las corrientes eléctricas muy débiles debidas a la electricidad estática (millonésimas a milésimas de amperio) generada por frotamiento y los calamitosos efectos de las corrientes extremadamente fuertes (30.000 a 120.000 amperios) que tienen lugar en el rayo. Faltaban medios para producir corrientes intermedias porque los generadores electrostáticos de la época eran capaces de proporcionar altas tensiones (decenas de miles de voltios) pero con intensidades muy reducidas. El invento de la botella de Leyden, ya mencionada, que actuaba como condensador permitiendo almacenar una cierta carga, amplió las posibilidades de generar corrientes más fuertes pero solo durante periodos de tiempo muy breves. En estas condiciones, los efectos sobre las personas pasaron a ser poco más que un espectáculo en los salones frecuentados por la nobleza ilustrada, donde se realizaban demostraciones como la que muestra el siguiente grabado.

Demostración de que la electricidad pasa a través de las personas (Watson, 1748)

Demostración de que la electricidad pasa a través de las personas (Watson, 1748)

A título de ejemplo, para ilustrar la popularidad de estas sesiones, cabe mencionar al físico y abate francés Jean Antoine Nollet, que tanto contribuyó a difundir en Francia el interés por la física y especialmente por la electricidad, con sus claras y atractivas exhibiciones. En presencia del rey Luis XV, aplicó una descarga a 180 oficiales del ejército francés. Los militares formaron un círculo abierto, dándose las manos y cuando los dos de los extremos tocaron las armaduras de una botella de Leyden todos experimentaron una descarga eléctrica simultánea. Más adelante, el buen abad, repitió la experiencia con 700 monjes de los que dijo que “aventajaban a un cuerpo de ballet con la espontaneidad de sus saltos“. En honor a la verdad, hay que puntualizar que el principal objetivo de estos experimentos era estimar la velocidad de propagación de la electricidad que, de la simultaneidad de los saltos, dedujo que era muy elevada.

A finales del siglo XVIII, dos físicos italianos, Luigi Galvani (1737 – 1798) y Alessandro Volta (1745 – 1827) establecieron una relación fisiológica directa entre la corriente eléctrica y el cuerpo de los animales. Hacia 1780, Galvani demostró en Bolonia que, aplicando pequeñas descargas eléctricas a la médula espinal de una rana muerta, se producían violentas contracciones musculares en sus patas, incluso tras haberlas separado del cuerpo. Repitió las experiencias con músculos de cabra llegando a resultados idénticos. Conocedor de que el contacto entre metales tenía relación con la electricidad, sustituyó las descargas por el contacto con dos metales diferentes, unidos por el otro extremo y de nuevo se ocasionaron las contracciones. Había demostrado que existían efectos entre la electricidad y el cuerpo de los animales, aunque estuviesen muertos.

1280px-Luigi_Galvani#A6EFFE

Desafortunadamente, interpretó de modo erróneo sus ensayos con los metales postulando que la electricidad provenía de un fluido de los animales al que denominó “electricidad animal”. Volta se enteró de los hallazgos de su amigo Galvani y, hacia el 1794, inició su investigación en el mismo sentido prescindiendo, casi desde el principio, de la desdichada rana para centrarse únicamente en los metales. Concluyó que no se necesitaba la intervención de animales para generar corriente eléctrica. Este resultado desató una fuerte polémica entre los partidarios de la “electricidad animal” y los de la “electricidad metálica” que quedó zanjada en 1800 cuando la Royal Society de Gran Bretaña le acreditó como inventor de la pila eléctrica, que ahora lleva su nombre. Esta pila está constituida por una serie de discos de cobre (o plata) y zinc apilados alternativamente y separados entre sí por discos de cartón o fieltro impregnados con agua salada.

Alessandro Volta había conseguido un doble objetivo:

  • Confirmar la acción fisiológica de las contracciones musculares provocada por la electricidad y descubierta por Galvani, estableciendo los fundamentos de la neurofisiología.
  • Crear un generador capaz de proporcionar de forma continuada corriente eléctrica, de la intensidad y tensión moderadas (mediante acoplamientos serie-paralelo), sustituyendo a las delicadas y con frecuencia caprichosas máquinas electrostáticas.

La pila eléctrica supuso un punto de inflexión en el desarrollo de las técnicas experimentales con electricidad, contribuyendo a un rápido desarrollo de esta rama de la física. Las sesiones demostrativas ante los foros científicos y en actos sociales se multiplicaron, y amplificaron con demostraciones de otros efectos, como la luz producida en tubos conteniendo gases enrarecidos, efectos mecánicos y relaciones entre electricidad y magnetismo, convirtiendo la electricidad en trending topic de la época.

Una anécdota, atribuida a Michael Faraday, ilustra la popularidad de las demostraciones. Hacia 1850, el Chancelor del Exchequer (ministro de finanzas británico) William Gladstone preguntó al científico por el valor práctico de la electricidad, a lo que Faraday respondió, tal vez algo molesto:

Porque, Sir, con toda probabilidad Vd. pronto podrá establecer un impuesto sobre ella.

Hasta aquí los tiempos a la vez heroicos y románticos. En la próxima entrega abordaremos los riesgos que representa el paso de electricidad para el cuerpo humano en la presente edad de la gran potencia.

Alessandro Volta

Alessandro Volta

 

Publicado en Electromagnetismo, Historia de la Ciencia | Etiquetado , | 2 comentarios

Mi premio sois VOSOTROS. Gracias por el apoyo en los Premios Bitácoras.

bitacorasnuevo2

Queridos lectores,

Al final, el blog ha quedado noveno en los Premios Bitácoras, pero escribo este post para confesaros que me siento ganadora. En realidad, me siento tan satisfecha que, tal y como dije por las redes, no voy a volver a pedir el voto en las próximas ediciones. Ya no me hace falta.

Los tres blogs finalistas “Cuentos Cuánticos” (donde tuve la oportunidad de dar mis primeros pasos divulgativos gracias a la generosidad y grandeza de Enrique F. Borja), “Dimetilsulfuro” (el rincón en el que Deborah García Bello tiene la maestría de fundir química y arte) y “Gaussianos” (blog referente en matemáticas gracias al talento de su autor Miguel Ángel Morales Medina) merecen dicha posición porque son, sencillamente, extraordinarios.

Por lo que a mí se refiere, ya he recibido lo que estaba buscando y lo que considero más importante: vuestro cariño y apoyo. Teniendo en cuenta que este blog no cuenta con el aluvión de visitas que reciben otros, la posición en la que ha quedado atestigua que la gran mayoría de vosotros habéis elegido “Los Mundos de Brana” entre vuestros cinco blogs favoritos y eso, para mí, es EL MAYOR DE LOS PREMIOS.

Ahora más que nunca sé que estáis ahí, que siempre respondéis cuando os necesito. Cada gesto que habéis hecho para ayudarme en la carrera a los Bitácoras ha sido como una palmadita en la espalda para que continúe. Y lo haré con más ganas que nunca.

Quiero daros las gracias por el voto de confianza A TODOS Y CADA UNO DE VOSOTROS. Cada apoyo individual es un premio en sí mismo. Me gustaría poder poner todos vuestros nombres para dedicaros un agradecimiento personalizado pero, como  desconozco muchos de ellos, sólo podré dárselo a algunos:

Mi agradecimiento más especial a José Luis Moreno por iniciar una campaña en toda regla a favor de la candidatura del blog. Que una de las personas que mejor escribe de la blogosfera haya hecho algo así, tomándose tantas molestias, me ha hecho una ilusión indescriptible.

Un beso muy muy fuerte a cada uno de los integrantes de los tres programas de radio por los que siento debilidad: Abraham, Kike, Javi y Álvaro de “La Buhardilla 2.0”, Màrius y Dani de “Pa ciència, la nostra” y Óscar y Ana de “Universo Paralelo”. Que divulgadores que admiro tantísimo y llevo años escuchando recomienden el blog es un verdadero honor. Su apoyo me hace sentir triunfadora.

Otro besazo como agradecimiento por estar ahí y haberme premiado con sus gestos de cariño durante esta carrera “bitacoril” a Luís Fontana Gallego, Daniel Torregrosa, Francis Villatoro, Fernando Gomollón Bel, José Manuel Morales (El zombi de Schrödinger), Enrique Fernández Borja (Cuentos Cuánticos), Emilio Capitel, Molinos, Galiana, Guillermo Peris, Miguel Ángel (PrimiumCM), Oscar Jane, Manuel Egido Cabrera, David Bañón, Luciano Barrero, Melli Toral, Margarita Tortosa, Jorge Bueno, JC García-Bayonas, Aitor Sánchez García (Mi dieta cojea), Teresa Valdes-Solis, Radiactivo Man, Naia Pereda, Paco Bellido, José María Benlloch, Reyes Zambrano, Fernando Del Álamo, Javier Fernández Panadero, Sergio L. Palacios, José Manuel López Nicolás, Carlos Lobato, Héctor (Dark Sapiens), Alfred López, Hutxu (José Antonio Algarra), Carlos Sogorb, Jon Mattin Matxain, Andrés Aragoneses, Letras de la ciencia, Oihana Iturbide, Dolores Bueno, Madrillano, Lidia Natour, Maribel Sandonís, Daniel Martín Reina, Marisa Castiñeira, Raúl Torán, Encarna McCoy, Teresa Ruiz Sorroche, Lídia Ochoa, Jorge Mesa, Manuel Castro, Isidoro Martínez, Marmen, Ricardo José, Belu, Cataldo Torelli, Manu Cabañas, Cristian Eslava, Natalia Ruiz Zelmanovitch, Adrián Muñoz, Luis Jorge Alloza Román, Manu Arregi, Daniel Marin Arcones, Victor Guisado Muñoz, Campana de Gauss, Francisco Chico, Nahúm Méndez Chazarra, Amparo Pilar, Miguel Ángel Terrón, Lola Calvo, Gilbert Martínez, Magufos, Tony Rostar, Jorge Javier Frías, Jose Manuel Alcaraz, Sevilla Web Radio, Kialaya, Sergio Barriel, JoseK, Monipeni, FuegoLab, Sergio José M.P., Bank of Words, José R. Alonso, Rodrigo Antipo … y a ti que lo estás leyendo.

Post-it GRACIAS

P.D. Es muy probable que mi mala memoria me haya jugado una mala pasada y me haya olvidado de alguno de vosotros. Pido disculpas por adelantado, eso no significa que no os lo agradezca muchísimo.

Publicado en Divulgación | Etiquetado | 23 comentarios

Radio Cienciaes – Ciencia para escuchar

radiocienciaes2

Entrada original publicada en Naukas el 10/11/2014 

Radio Cienciaes nació, como muchos grandes proyectos, de una charla entre amigos en un bar. Los susodichos eran el físico, divulgador científico de referencia y responsable de Cienciaes, Ángel Rodríguez Lozano y el creador y director de Radio Podcastellano, José Juan Sánchez García. El tema de la conversación giró en torno a la gran eficacia de  Radio Podcastellano para promocionar podcasts y las buenas cifras de audiencias que estaban registrando. Con el aniversario de Cienciaes cercano, parecía el momento más indicado para elaborar una iniciativa paralela en el terreno de las ciencias.

Así que José Juan Sánchez García se puso manos a la obra y creó Radio Cienciaes, que dirige desde entonces. Esta radio distribuye más de 20 podcasts dedicados en exclusiva a la divulgación científica, transfiriendo mensulamente más de 800 Gb de ciencia. Durante estos años, conforme se han ido añadiendo nuevos podcasts, su contenido se ha visto enriquecido en cantidad y calidad. Y lo seguirá haciendo, puesto que Radio Cienciaes está abierta a la incorporación de nuevos programas y espera vuestras propuestas. Así pues, en caso de estar interesados en formar parte de esta gran iniciativa podéis contactar a través del siguiente correo electrónico:  radio@cienciaes.com

Debe tenerse en cuenta que, en gran medida, los podcasts de ciencia no están muy anclados a las noticias actuales, por lo cual, la gran mayoría de ellos se pueden seguir escuchando años después de su publicación. Esto hace que, con el paso del tiempo, el número de audios haya experimentado un notable aumento que se ha traducido en una mayor diversificación de temáticas.

Para que podáis disfrutar de ella en todo momento se ha facilitado su escucha a través del móvil. Simplemente tenéis que descargaros la App de android o iPhone, según convenga.

En conclusión, Radio Cienciaes es la radio ideal para comunicar la ciencia y ayudar a que la gente se acerque a ella. Durante las 24 horas del día y sin interrupciones publicitarias, se emiten los mejores programas de divulgación científica en castellano. A través de las ondas, la ciencia se muestra entretenida, variada, rigurosa y divertida. Un proyecto importante que está siendo un éxito y que, con nuestra colaboración, puede serlo mucho más.

José Juan Sánchez García, creador y responsable de Radio Cienciaes. Fotografía tomada en el espacio CAMOM de Alicante.

Los Programas de Radio Cienciaes

A continuación os presento todos los programas que podéis escuchar en Radio Cienciaes pero recordad que es una radio viva cuya oferta, no deja de crecer:

HABLANDO CON CIENTÍFICOS

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

VANGUARDIA DE LA CIENCIA

Vanguardia de la Ciencia es un programa de divulgación científica que comenzó a emitirse en abril de 1995. Después de un silencio de dos años, Angel Rodríguez Lozano, creador y director del programa, se ha puesto de nuevo al frente gracias a cienciaes.com. Nuevos espacios, noticias, reportajes, entrevistas y curiosidades científicas se dan cita en este programa.

ULISES Y LA CIENCIA

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano

CIENCIA Y GENIOS

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. De aquellos y aquellas que destacaron por encima de otros hablamos aquí. Con una frecuencia quincenal, les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores. Todas ellas se van sumando a nuestro podcast Ciencia y Genios.

CIENCIA NUESTRA DE CADA DÍA

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

ZOO DE FÓSILES

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

SEIS PATAS TIENE LA VIDA

Los insectos están en todos los sitios, desde los polos hasta el ecuador, desde el nivel del mar hasta las más elevadas cumbres. Llevan en la Tierra más de 400 millones de años y son tan abundantes y tan diversos que nadie sabe a ciencia cierta cuántas especies pueden existir. Adentrarse en este fascinante mundo de animales de seis patas requiere la ayuda de un buen guía: Don José Rafael Esteban Durán, entomólogo.

OCÉANOS DE CIENCIA

Los mares y océanos han motivado desde siempre a los científicos. La necesidad de orientarse en un entorno cambiante nos ha hecho mirar al cielo y conocer los astros y sus movimientos, hemos creado instrumentos de navegación en los que se dan la mano arte, ciencia y tecnología, y han tenido lugar grandes expediciones científicas que han cambiado la visión del mundo y de nosotros mismos. De todo ello nos habla Manuel Díez Minguito.

QUILO DE CIENCIA

El quilo, con “q” es el líquido formado por la digestión de los alimentos en el estómago, antes de su paso al intestino delgado. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

CIENCIA EXTREMA

Desde la atalaya tranquila de nuestro planeta templado y acogedor, José María Campos Cánovas nos invita a un viaje fascinante. En su compañía observaremos los fenómenos más extraordinarios del Cosmos: visitaremos las estrellas más masivas, los cuerpos más veloces, los lugares más fríos o calientes, etc. Ante nuestros frágiles ojos se abre un Universo que bate todos los récords.

EL NEUTRINO

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

CIERTA CIENCIA

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercaremos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Habrá de todo como en botica; historias de la biología, diversas en contenido y extensión aunque amarradas por esa grandiosa idea de la evolución.

CIENCIA FRESCA

La ciencia no deja de asombrarnos con nuevos descubrimientos insospechados cada semana. En el podcast Ciencia Fresca, Jorge Laborda Fernández y Ángel Rodríguez Lozano discuten con amenidad y, al mismo tiempo, con profundidad, las noticias científicas más interesantes de los últimos días en diversas áreas de la ciencia. Un podcast que habla de la ciencia más fresca con una buena dosis de frescura.

A TRAVÉS DEL UNIVERSO

Podcast radiofónico semanal realizado por miembros del Instituto de Astrofísica de Andalucía, dirigido a todos los públicos y con un solo objetivo: divulgar la Astrofísica y la Astronomía de forma rigurosa, amena, entretenida y desenfadada.

PODCAST ALDEA IRREDUCTIBLE

Javier Peláez une ciencia e historia en una serie de perlas de divulgación tan excelentes como adictivas. Con una voz cálida y cercana logra despertar nuestro interés por una gran diversidad de temas que explica de forma interesante, rigurosa y entretenida.

LA BUHARDILLA 2.0

La Buhardilla 2.0 es un podcast sobre ciencia, tratada desde un punto de vista distinto a lo que estamos acostumbrados, pero cuyo fin es hacer que el oyente aprenda algo nuevo cada vez que acabe de escuchar un episodio. Kike, Abraham, Javi y Álvaro sentido del humor, inteligencia y naturalidad, consiguen que cualquiera pueda disfrutar de la ciencia y demuestran que el rigor no está reñido con el entretenimiento. Las principales secciones que integran La Buhardilla 2.0 son: “Al lavabo con Punset”  donde se trata la actualidad científica más destacada o curiosa, “El platito del día” donde se desarrolla un tema científico de interés a modo de monográfico y los “Correos y Audiocorreos” donde se da respuesta a los oyentes.

CATASTROFE ULTRAVIOLETA

Catástrofe Ultravioleta es un proyecto de Javier Peláez, Javi Álvarez y Antonio Martínez Ron, con el patrocinio de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y la fundación Euskampus.  Una experiencia radiofónica que trata de acercar el mundo de la ciencia a través de los más diversos ámbitos del conocimiento. Cada episodio ofrece una aproximación a la realidad desde perspectivas inesperadas y una buena dosis de humor. Un viaje mental con la intención de transmitir el amor a la ciencia y de demostrar que el mundo está aún por descubrir.

EL CITURÓN DE ORION

Magazine temático dedicado a la ciencia y a la astronomía. Presentado por Manuel Rodríguez de Viguri y Julián Barreno es un programa didáctico, informativo, divulgativo y de entretenimiento, que huyendo de tecnicismos innecesarios y siempre con un tono desenfadado, trata de acercar las cuestiones científicas de forma que sean entendidas por todo el mundo. Se emite los martes a las 20.00h en la emisora municipal “Radio San Vicente” (San Vicente del Raspeig, Alicante, España).

FEEDBACK CIENCIA

Feedback significa retroalimentación. Ciencia, investigadores, problemas, soluciones, ideas, deseos, cultura, curiosidad… Feedback es esto y todo lo que tú quieras. Retroalimentando a Feedback Ciencia está Ángeles Gómez Martínez, doctora en Biología Molecular y Celular, periodista y cinéfila.

GEOCASTAWAY

Podcast de Carles Fernández, Òscar Jané y Vicent Asensi en el que la Geología y las Ciencias de la Tierra se explican de forma clara y accesible para el gran público. Se tratan tanto temas de actualidad (podcasts semanales) como temas que requieren una explicación más completa y elaborada (podcasts mensuales). Cuenta con cuatro secciones fijas: paleontología con Fernanda, “astrogeologia” con Nahún, petrología y procesos geológicos internos por Pedro, un repaso de los sismos más importantes con Óscar y el momento magufo con NaufragUito. A parte, también se hacen entrevistas relacionadas con temas de actualidad.

UNIVERSO PARALELO

Universo Paralelo es un proyecto que nace con la ilusión de acercar la ciencia a los círculos culturales de donde esta injustamente excluida. Comenzó en su formato de radio el día 13 de Enero de 2009 gracias al Círculo de Bellas Artes y Radio Círculo. Desde entonces, Óscar y Ana, ofrecen un programa de radio semanal de 30 minutos todos los miércoles a partir de las 18.30h, en el que se desarrolla un tema científico en profundidad con la colaboración de expertos.

UNIVERSO EN UN GIN TONIC DE PEPINO

Podcast en el que Gonzalo Gómez y Sergio Fernández hablan de ciencia y tecnología de un modo desenfadado pero riguroso. El programa se estructura en diferentes secciones. Empieza tratando las noticias de actualidad, a continuación se da a conocer la biografía de un científico destacado en “El personaje del día” y se acaba con la explicación de un concepto científico.

Para consultar, en todo momento, la programación de la radio, pulsa sobre el siguiente ENLACE

url4

Publicado en Divulgación, Radio | Etiquetado , | 1 comentario

Joan Feynman, la física de las auroras

 JOANFEYNMAN1“Las mujeres no pueden hacer ciencia porque sus cerebros no están preparados para ello” le dijo Lucille Feynman a su hija de ocho años Joan, cuando esta última le expresó su deseo de ser científica.

Joan recuerda que no podía contener las lágrimas. Permaneció horas llorando en aquella silla. Fue devastador descubrir que sus sueños eran imposibles, que no podría dedicarse a la ciencia como deseaba, como iba a hacerlo su hermano Richard. No entendía que su madre, que siempre la había alentado a tener curiosidad respecto al mundo que la rodeaba pudiese destruir sus ambiciones con tal sentencia, pudiese hacer que, tal y como la propia Joan ha reconocido en diversas ocasiones, dudase de sus capacidades desde entonces.

Por el contrario, sus padres tenían la firme convicción de que Richard, once años mayor que ella, estaba destinado a ser científico. Siempre estimularon su capacidad de cuestionarlo todo. Este interés del pequeño por explorar la naturaleza, reforzaba sus expectativas. Este, por su parte, ajeno a los prejuicios de género de sus progenitores, tan pronto su hermanita pudo hablar, le enseñó matemáticas. La niña con dos añitos disfrutaba de lo lindo tirando del pelo a Riddy y viéndole hacer muecas. Eran el premio por resolver los sencillos problemas numéricos que le planteaba. Con cinco años, la reclutó como asistente en su laboratorio de electrónica casero por cuatro centavos a la semana. Una de sus “tareas” consistía en colocar el dedito entre dos electrodos para divertir a los amigos de Richard al hacer saltar la chispa. Por fortuna, las descargas no la disuadieron de la voluntad de seguir los pasos de su hermano.

En casa de los Feynman se fomentaba la pasión por el conocimiento. Su padre estaba enormemente interesado en la ciencia y, a pesar de carecer de formación académica, leía todo lo que caía en sus manos. En las excursiones familiares jugaban a un juego llamado “informando de cosas interesantes”. Consistía en que cada uno de los participantes, al contemplar algo desconocido, lo observase con atención y hablase de ello a los demás. Más tarde, Richard se referiría a esta práctica como “el placer de descubrir las cosas”, y fue un sentimiento que caló hondo en ambos hermanos siendo determinante para su futura vocación.  Crecer en un ambiente científico tan estimulante hizo que la negativa de su madre le resultase a Joan tan hiriente como incomprensible.

joanyrichard

Por suerte, no alteró el rumbo de su trayectoria vital que quedó marcado la noche en la que descubrió que un fenómeno bellísimo pintaba el cielo. Richard la despertó para llevarla a un campo de golf apartado de la contaminación lumínica de la ciudad. Allí, bajo un gran cielo oscuro, quedó cautivada por la danza de las luces del norte. Deseó descubrir sus secretos. Durante los años siguientes, los estudios de su hermano en el Massachusetts Institute of Technology MIT y su disposición a responder todas las preguntas de ciencia que le hiciese,  aumentaron su interés. “Durante mucho tiempo tuvimos un cuaderno que iba y venía. Me mandaba problemas de matemáticas y yo le enviaba la respuesta”

En su decimocuarto cumpleaños, Richard le regaló el libro de texto universitario de Robert Horace Baker ‘Astronomía’ y, entre sus páginas, tuvo una gran revelación. Al pie de una figura de la página 407, pudo leer “intensidades relativas de la línea de absorción del Mg+ en 4.481 angstroms…de atmósferas estelares, por Cecilia Payne-Gaposchkin” y Cecilia era un nombre de mujer y el guion entre los apellidos indicaba que se había casado. Frente a sus ojos tenía la prueba de que una mujer casada era capaz de hacer ciencia y eso restauró parte de la confianza perdida. Hacía tiempo que conocía la existencia y la importancia de Madame Curie pero la consideraba un mito y no una persona real que pudiese emular como era el caso de la astrofísica Cecilia Payne-Gaposchkin.

Estaba ansiosa por empezar su carrera universitaria y el lugar elegido para hacerlo fue el Oberlin College, una universidad liberal progresista que había sido la primera de Estados Unidos en admitir a mujeres. Sin embargo, al iniciar el curso de física constató que sólo había dos mujeres más que ella y las tres sufrieron un trato abusivo e injusto durante su estancia en el centro. Las inseguridades del pasado, remanentes, volvieron a aflorar impidiéndole aspirar a lo más alto. Por suerte, su afán por el aprendizaje logró que, pese a las circunstancias adversas, nunca abandonase sus estudios.

Durante su primer año en Oberlin conoció a Dick Hirsberg, que acababa de regresar de luchar en la II Guerra Mundial con la Quinta Fuerza Aérea del ejército de los EEUU y estaba dispuesto a retomar su curso de física donde lo había dejado para ir a la guerra. El Observatorio Astronómico fue el marco de sus encuentros, el lugar donde la inicial amistad se transformó en noviazgo. Ambos se licenciaron en física y contrajeron matrimonio en 1948. Para ganar dinero, Dick se fue a trabajar al laboratorio de Investigación Naval y Joan se reunió con él seis meses más tarde. Al año, se mudaron a Syracuse donde ella se apuntó a más cursos de física y matemáticas mientras que él se pasó a la antropología cultural, materia que también la atraía a Joan que asistió a muchas clases del curso de Dick.

En el momento de elegir tema para la tesis doctoral, Joan fue consciente de su preferencia por la física teórica frente a la experimental. Dudaba entre la relatividad y la física de estado sólido y las consultas que hizo a los profesores de Syracuse no fueron de ninguna ayuda.  Sin ir más lejos, uno de ellos le aconsejó hacer la investigación de doctorado sobre las telarañas porque “las encontraría mientras hacía la limpieza”. Finalmente optó por la física de estado sólido centrando su investigación en la absorción de la radiación infrarroja en los cristales con estructura  cristalina tipo diamante.

Cuando Dick se encontró en la misma tesitura, decidió ir a Guatemala a realizar su trabajo de campo en antropología y Joan hizo una pausa en su doctorado para acompañarlo. Asentada con su marido en una vieja casa de madera del pequeño pueblo de San Andrés Semetabaj, estudió las vidas de las mujeres trabajando junto a ellas. Le resultó muy duro ver como el pueblo Kaqchikel luchaba a diario con la enfermedad y la muerte. Aun sin esperanzas de poder ayudarles, se dirigió a las personas del Capitolio que podían mostrar verdadero interés y logró que se extendiese el programa de vacunación a las comunidades cercanas a San Andrés. De regreso a Estados Unidos, a finales de 1952, ambos continuaron sus investigaciones de doctorado y cinco años más tarde, meses antes del lanzamiento del Sputnik 1, nació su hijo Matthew.

jf2

Atraída por la “era espacial” y buscando artículos relacionados con la misma, encontró la especialidad a la que quería dedicarse a partir de entonces, la geofísica. Pero tratar de emprender un nuevo rumbo resultaba complicado. A pesar de concluir su tesis en 1958 y ser una flamante doctora, su futuro científico era incierto. Parecía que lo correcto era ser una buena ama de casa. Incluso el Decano de la Universidad declaró que la “maternidad sensata” era “el más útil y satisfactorio de los trabajos que una mujer puede hacer”.

Finalmente la contrataron en una pequeña empresa de fabricación de dispositivos de estado sólido cuyos dueños eran un matrimonio muy agradable. El problema era que estaba demasiado lejos de su casa y al volverse a quedar embarazada en 1960, se vio obligada a renunciar. La familia se mudó al pequeño pueblo de Spring Valley, donde trabajaba Dick, y Joan aplazó su sueño de investigar en geofísica para dedicarse a las tareas domésticas. Fue una pesadilla que pronto repercutió en su estado mental. Después de tres años, buscó ayuda profesional y el diagnóstico fue claro desde el principio. El remedio para su depresión era reincorporarse a la vida laboral. Ella también era consciente de que lo necesitaba pero después de tres años, alejada de la ciencia, temía que nadie la contratase. No obstante, se armó de valor y fue a probar suerte al Observatorio Lamont, el laboratorio geológico de la Universidad de Columbia que se encontraba a unos 30 kilómetros de su casa. Les dijo que tenía un doctorado en física y buscaba trabajo y, para su sorpresa, se lo dieron. De hecho, le ofrecieron tres proyectos interesantes de los cuales eligió el estudio del geomagnetismo.  Su investigación se centraría en estudiar la forma en la que el viento solar confina el campo magnético terrestre en una región conocida como magnetosfera terrestre. El desconocimiento que se tenía del tema, por aquel entonces, resultaba fascinante.

Los descubrimientos llegaron pronto. En primer lugar, dilucidó la forma de la magnetosfera a partir de las mediciones tomadas por una nave espacial lanzada para vigilar el cumplimiento del tratado de prohibición de ensayos nucleares. Probó que contaba con una larga y ancha cola en el lado opuesto al sol. Más tarde, demostró que la relación entre la dirección del campo magnético interplanetario, propio del viento solar, y la del campo magnético terrestre, es fundamental en el proceso de interacción del viento solar con la Tierra. Ambos trabajos llevaron a la comprensión del mecanismo responsable de las auroras.

Joan se sentía tan emocionada que deseaba comunicárselo a su hermano, el primero que la maravilló con el espectáculo de las auroras. Pero al momento se dio cuenta de que si le hablaba a Richard de un problema tan interesante, seguro que encontraría la respuesta antes que ella y se llevaría toda la diversión. Así que decidió hacer un trato con él. Le dijo que, no dispuesta a competir, se dividirían la física entre ellos. Ella se quedaría con las auroras y él con el resto del universo.

En 1963, Dick recibió una oferta de empleo en California y, ante tal perspectiva, Joan consultó al director de Lamont si podría continuar trabajando para ellos desde su nuevo destino. Este aceptó, y se mudaron al sur de San Francisco. Allí buscó a la comunidad científica y empezó a asistir a conferencias. No tardaron en ofrecerle un puesto en el Ames Research Center junto al prestigioso físico espacial John Spreiter. La unión fue muy fructífera y llevó a un importante hallazgo sobre las tormentas de viento solar, conocidas como eyecciones de masa coronales que generan partículas de alta energía en el espacio. La identificación de estos eventos conllevaba una gran dificultad hasta que Joan demostró que podrían ser reconocidos por el aumento de la cantidad de helio en el viento solar. John Spreiter y Joan se trasladaron a la Universidad de Stanford, donde la NASA, siguió financiando sus investigaciones hasta que la recesión que sufría la economía de EEUU se tradujo en un recorte severo al presupuesto. Finalmente, en 1972, se canceló el financiamiento y Joan perdió el empleo.

Joan Feynman en pixbymaia

Joan Feynman en pixbymaia

Los meses siguientes fueron muy duros. Combinó el trabajo de ama de casa y madre con la búsqueda de un lugar de trabajo relacionado con la ciencia. La antigua depresión volvió a asomar las orejas y, desesperada, pidió al rabino si podía asistir a las reuniones destinadas a desempleados que organizaba en la sinagoga. Como respuesta, la tachó de egoísta por buscar trabajo habiendo tantos hombres que carecían de él y lo merecían mucho más. Joan, consternada, sólo alcanzó a decir “pero es mi vida”. Al volver a casa, metió la comida en la nevera y sacó la aspiradora. Tras empujarla hacia adelante y atrás un par de veces, la desconectó y rompió a llorar. En frente estaba su hijo Charles hecho un mar de lágrimas viéndola en ese estado. Se acercó a él para abrazarlo y permanecieron así mucho tiempo. Debía sincerarse con él: “Sé que me quieres aquí, pero puedo ser una madre a tiempo parcial o una loca a tiempo completo”.

Tenía que regresar a la ciencia como fuese. Se enteró de que un grupo del Observatorio de Gran  Altitud en Colorado disponía de datos interesantes y se ofreció a colaborar con ellos de forma gratuita por vía telefónica. Pero tras la publicación de sus resultados, la contrataron. Dick, por su parte, renunció a su ocupación en California y la familia se mudó a Boulder, Colorado, donde Joan continuó investigando el impacto del clima solar en la Tierra. Allí, con su marido sin trabajo, recayó sobre ella toda la responsabilidad de sacar adelante la familia y la relación de pareja sufrió un continuo deterioro hasta que en 1974 se separaron y Joan recuperó su apellido de soltera. Dos años más tarde, los problemas se agravaron cuando una crisis financiera provocó la cancelación del puesto de Joan en el Observatorio. Sin ingresos económicos y con tres hijos, tuvo que viajar por todo el país hasta encontrar un empleo administrativo en la National Science Foundation, en Washington D.C. Se llevó a Susan con ella,  dejando a Charles con Dick en Boulder y a Matthew lejos, estudiando en la Universidad.

Aguantó allí tres años hasta que no pudo más y lo dejó. Afortunadamente consiguió un puesto, bajo un contrato de investigación con la Universidad de Boston, en el Laboratorio de Geofísica de las fuerzas aéreas y prosiguió con el estudio de las relaciones Sol-Tierra por las que empezaba a interesarse otro Feynman. Richard viajó a un importante centro de estudios de la aurora en Alaska donde le presentaron un gran número de fenómenos geofísicos, todavía inexplicables, y le preguntaron si estaba interesado en buscar respuestas. Lo estaba, por supuesto, pero tenía que consultárselo a su hermana, quien no le dio permiso. Él tenía todo lo demás, las auroras le fascinaban y eran suyas. Así que Richard Feynman renunció a las auroras.

En 1985, Joan aceptó un cargo en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena y cinco años más tarde, en una Conferencia en Sochi, volvió a coincidir con el científico solar Alexander Ruzmaikin. Se habían conocido el año anterior en una conferencia en Estados Unidos y pasaron una hora “muy agradable” charlando sobre investigación. En Sochi, la buena sintonía que se había establecido entre ambos, se transformó en el inicio de una relación. Alexander no tardó en viajar a Estados Unidos y se casaron el 16 de agosto de 1992. Les separaban diecisiete años pero les unía la pasión por la física solar y la forma de entender el mundo.

Las investigaciones de Joan en el JPL se basaron principalmente en el estudio de las eyecciones de masa solar. Demostró que se presentan en grupos, lo que permitió a los ingenieros calcular la forma en la que las partículas energéticas afectan a las naves espaciales durante el transcurso de su vida útil y diseñar satélites más seguros. En 1999 fue nombrada investigadora científica de élite del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) y, al año siguiente recibió la Exceptional Achievement Medal de la NASA.

A mediados del año 2000, Joan aplicó sus conocimientos a la antropología, siendo coautora con Alexander de una importante comunicación sobre la historia de la humanidad. En esta se postula que la estabilidad del clima, que tuvo lugar hace 10.000 años, fue clave para la aparición de la agricultura a nivel mundial. Según el antropólogo Bruce Smith, en la actualidad se acepta esta teoría para explicar por qué el desarrollo vital en la historia humana no ocurrió antes.

Por lo que se refiere a los ciclos solares, para los que se había determinado un periodo de once años, empezó a notar algunas anomalías. Sus indagaciones sobre este comportamiento extraño han contribuido a la confirmación de un ciclo solar, menos conocido, de noventa a cien años, que ya fue propuesto por primera vez por Wolfgang Gleißberg. Durante este ciclo, varía la amplitud de las manchas solares de los ciclos de once años.  Estudiando, junto a Alexander, los registros históricos europeos y chinos de las observaciones de auroras en latitudes medias, para comprobar si había alguna posible presencia del ciclo largo, vieron que la intensidad y frecuencia de las manchas solares en los ciclos de once años variaba se acuerdo con el ciclo largo propuesto en el 80% de ocasiones en los últimos mil quinientos años. En caso de confirmarse el patrón deberá encontrarse una explicación al fenómeno.

En 2004 se retiró oficialmente del laboratorio pero sigue yendo a la oficina, casi todos los días, para continuar sus investigaciones. Sigue necesitando vivir en contacto directo con el mundo científico.

p0181c09

Como complemento a esta entrada os recomiendo la “Trilogía de las auroras” que tuvo el honor de ser premiado con el “It´s Science Bitches” de Emilio Martínez González-Capitel .

BIBLIOGRAFÍA

- “Mi madre, el científico” de C. Hirshberg

- “Joan Feynman: De las auroras a la antropología” por Christopher Riley

- “La estabilidad del clima y el desarrollo de las sociedades agrícolas” de Feynman, J & Ruzmaikin

 

Publicado en Geofísica, Historia de la Ciencia | Etiquetado , | 10 comentarios

Mi crónica de las #JPOD14bar con “Pa buhardilla, la nostra”

fotogrupo

Muy bien acompañada por Dolores, Dani Arbós, Màrius Belles, Abraham Vargas y Kike Silva. Y con la camiseta molona que me regaló “La Buhardilla 2.0″

El pasado 25 de octubre asistí a la invasión podcastera que se produjo en Barcelona y lo pasé de miedo. De hecho, disfruté tanto que ahora tengo efectos secundarios, siento una necesidad alarmante de que vuelva a haber otras Jornadas de Podcasting el próximo fin de semana.

Desvirtualicé a podcasters de quienes sólo conocía la voz y me reencontré con otros que ya considero amigos. Hubo muchas conversaciones, cervezas (las consumimos sólo por darle un carácter desenfadado al evento, resignados), programas en directo, conferencias, juegos… y el encuentro que tanto esperaba: “Pa buhardilla, la nostra”

Pa buhardilla, la nostra

Sabéis que había puesto muchas expectativas en el crossover entre La Buhardilla 2.0 y Pa ciència, la nostra y las superaron con creces. Como podréis comprobar vosotros mismos fue, sencillamente, espectacular. Representando a La Buhardilla 2.0 vinieron Kike y Abraham y de Pa ciència, la nostra hubo pleno y asistieron Màrius y Dani.

Creación de Abraham con las fotos de Ruben Vaquero

Creación de Abraham con las fotos de Ruben Vaquero

[Para aquellos que no entendéis a qué vienen estas historietas pulsad aquí]

Desde el primer momento hubo sintonía entre los cuatro. Las noticias, agrupadas por temáticas, se fueron explicando de forma alternada mientras las ocurrencias de unos y otros se sucedían sin parar. Todo encajaba a la perfección y fue divertidísimo. Para tuitear todos los comentarios ingeniosos que hacían hubiese tenido que transcribir el programa entero. Sin duda este audio lleno de ciencia, curiosidades y humor ya ha hecho historia. Como oyente y admiradora de ambos programas, este encuentro fue una experiencia inolvidable que me encantaría que se repitiese. Por pedir, que no quede.

B1N9aRoIUAESLMm

Video de “Pa buhardilla, la nostra”:

Los premios

En la entrega de premios tuve el honor de asistir como “enviada” de Catástrofe UV, el excelente podcast de Javier Peláez, Antonio Martínez Ron y Javi Álvarez, que había recibido dos nominaciones en los premios de la Asociación Podcast (mejor podcast de Ciencia, podcast revelación). Finalmente, no ganaron pero todas las valoraciones que escuché sobre este podcast durante las jornadas, no pudieron ser mejores. Se reconoce y admira el trabajo que están haciendo.

Recogiendo el diploma de la nominación como enviada de Catástrofe UV (y muy bien acompañada por Abraham y Màrius)

Recogiendo el diploma de la nominación como enviada de Catástrofe UV (y muy bien acompañada por Abraham y Màrius)

De hecho, el premio de la Asociación Podcast al mejor podcast de ciencia estaba reñidísimo. La  calidad de los cinco nominados es una gran noticia para la divulgación científica y deja claro la importancia que tiene este medio de comunicación para acercar la ciencia a la gente.

Finalmente, los ganadores fueron La Buhardilla 2.0, que en su discurso dijeron que, si bien se sentían muy agradecidos con los votantes, creían que Catástrofe UV lo merecía más que ellos y pidieron el voto al Bitácoras para estos. Pero de la grandeza de los buhardilleros ya os he hablado en muchas ocasiones y la demuestran en todos sus actos.

entregapremios

Personalmente, como oyente de La Buhardilla 2.0 creo que merecían este premió más que nunca. Este año han hecho un gran esfuerzo pasando a grabar cada semana y cuadrando los contenidos en hora y media sin perder un ápice de espontaneidad. Han conseguido mantener ese ambiente de cordialidad tan suyo que logra que hace que nos sintamos entre amigos, que deseemos descubrir lo que quieren contarnos y no nos cansemos nunca de escucharles. Diré más, ahora todavía transmiten más ilusión. Se aprecia que el incremento de responsabilidad se ha traducido en un interés todavía mayor porque el programa salga perfecto. Y lo han conseguido, ahora es redondo. Y disfrutar de él es un lujo para los oyentes. Por ello, son muy merecedores de ese premio que rubrica esta nueva etapa, el nuevo nacimiento de La Buhardilla 2.0 gracias a Sevilla Web Radio.

Para acabar, me gustaría dar las gracias a TODAS aquellas personas que han hecho que estos días fuesen increíbles. No recuerdo todos los nombres, os ruego que me perdonéis, pero quiero mandar un beso a José David Delpueyo, Tamara León, Ray Jaén, Lupo, Manuel Mendaña, Mario Girón, Emmanuel Galán, Juan Ortiz Delgado, Juandeochpu, Joaquín García, Porti, José Basso, Eduardo Nordmann, Charlie Encinas, Amaia, Hutxu, Frank Blanco, Peio, José A. Rodríguez, Sebas Oliva, Blanca, Jorge Marín Nieto, Sonia Himauari, Miguel A. Sacristan, Dolores, Helen Esteve, Carlos Sogorb, José Juan Sánchez García, Almu Peral, Màrius Belles, Daniel Arbós, Bea (La Peli), Kike Silva y, especialmente, a mi Filete Abraham.

ERb4XZxV_2

Publicado en Divulgación | 2 comentarios

“Dinosaurios en acción” por Juan Antonio Tortosa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Juan Antonio Tortosa es mi primer colaborador invitado y es un divulgador muy especial. Tiene ocho años y es miembro de la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia. Junto a su tía Margarita, que fue quien le regaló el carné de socio, ha disfrutado de muchas de las actividades que esta organiza y se estrenó como conferenciante el 21 de junio pasado, en el primer aniversario de la asociación. Todas estas vivencias las compartió con sus compañeros de clase que sintieron gran interés por las aventuras científicas de alguien como ellos.

investigacion

Hoy da sus primeros pasos como bloguero para presentarnos la charla sobre dinosaurios que ofreció aquel día y le agradezco de todo corazón que lo haga aquí. Creo que su pasión por el aprendizaje y el descubrimiento refleja muy bien el espíritu de ADCMurcia y el de este blog.

Sin más dilación, toma la palabra Juan Antonido Tortosa:

Hola Laura:

Me llamo Juan Antonio Tortosa Lasheras y acabo de cumplir ocho años.

Hace un año mi tita Margarita me regaló por mi cumple el carné de socio de ADCMURCIA porque me interesa la ciencia sobre todo los dinosaurios, porque quería saber más sobre estos “reptiles terribles”.

En junio mi tía me preguntó si quería hacer una charla para celebrar el cumple de ADC Murcia y dije que sí, porque me gusta contar lo que aprendo.

Para preparar la charla releí mi libro de dinosaurios y vi documentales. Y mi tita hizo la presentación en el ordenador y buscamos la fotos en internet.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me sentí un poco nervioso porque estaba mi familia y mi profesora Marisa, y además porque estaban grabándome.

Conforme iba pasando el tiempo me sentí más relajado. Esto de contar ciencia no es tan complicado.

dinosaurio

*******************

CHARLA: “DINOSAURIOS EN ACCIÓN”

14472474431_4cf37c1c2a_o

Juan Antonio durante la charla

*******************

 ENTREVISTA EN KÍTARO

0090

El programa KÍTARO de María José Moreno visitó el Colegio Mariano Aroca el día en el que Juan Antonio expuso sus aventuras divulgadoras a sus compañeros de clase. Carmen Conesa le entrevistó sobre la experiencia y las respuestas de Juan Antonio os sorprenderán, son, sencillamente, fantásticas. Pulsa sobre la imagen para acceder a la entrevista:

radio2

Carmen Conesa entrevista a Juan Antonio. Pulsa sobre la foto para acceder al audio.

Finalmente, quiero darle las gracias a la persona que ha hecho posible la participación de Juan Antonio en este blog, a la mujer que le inspira y recorre este camino de descubrimiento junto a él, a su tía y buena amiga mía, Margarita Tortosa.

Margarita y Juan Antonio

 

Publicado en ADCMurcia, Cultura científica, Divulgación | Etiquetado , | 6 comentarios

El IRB baila por la investigación biomédica

video

El Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), centro de la Generalitat de Catalunya con sello de Excelencia Severo Ochoa desde 2011, inició el pasado 13 de octubre una campaña de micromecenazgo con el vídeo musical “Scientists in Barcelona dance for cancer, Alzheimer’s and diabetes research”. Los fondos serán destinados a las investigaciones que se desarrollan en el IRB y el video es el medio a través del cual las dan a conocer al gran público.

En demasiadas ocasiones el trabajo que se desarrolla en institutos tan prestigiosos como este resulta del todo desconocido para la mayoría de la sociedad. Y eso es un problema si se busca el apoyo de la misma. Por ello, los responsables del IRB se han servido de un lenguaje original que trasciende los circuitos científicos y llega a los destinatarios a quienes quiere informar: los ciudadanos. Estos son quienes, a través de cada “clic” o visionado en YouTube hacen una donación al IRB, sufragada por la entidad financiera Banco Sabadell y la empresa farmacéutica Sanofi. Es decir, cuantos más visionados, más financiación para las investigaciones del cáncer, el Alzheimer y la diabetes.

A parte, existen otras dos modalidades de colaboración. La primera es vía SMS enviando IRBBARCELONA al 28014 a través de la cual el centro recibirá una donación íntegra de 1,20 euros y, la segunda, a través de la página web del IRB Barcelona: http://www.irbbarcelona.org/es/colabora.

La campaña de comunicación se centra principalmente en las  redes sociales: Twitter (hashtag  #IRBdances), Facebook, YouTube y LinkedIN.

qf6-excellenceinsuredevaluation_0

El IRB Barcelona es uno de los principales institutos de investigación biomédica de España. Cuenta con 400 empleados de 36 nacionalidades diferentes repartidos en 23 laboratorios de investigación y 7 plataformas científicas propias. En su haber tiene 7 ERC Grants, una media anual de 200 artículos científicos publicados y 150 programas científicos en desarrollo. En cuanto a su apuesta por la formación, en 2012 lanzó el curso anual “Crazy about Biomedicine” para estudiantes de bachillerato patrocinado por la Fundación Catalunya La Pedrera.

La canción elegida para mover cuerpos y probetas es “Safe and Sound” (Sanos y salvos) del grupo norteamericano Capital Cities, de quien Sony/ATV y Universal Music han cedido los derechos de reproducción. El equipo de bailarines está formado por el personal del IRB Barcelona, por estudiantes del programa “Crazy About Biomedicine” y por voluntarios de todas las edades. La participación de niños y mayores muestra el lazo transgeneracional que existe en la investigación y que está presente en el propio lema del instituto: “La medicina del futuro empieza aquí”

“El trabajo de frontera que hacemos aquí ahora repercutirá en los fármacos y tecnologías disponibles en un futuro. La investigación atañe a todos y nos beneficia a todos y por eso invitamos a la gente a que se interese por ella y la apoye” Joan Guinovart, director del IRB Barcelona.

predoc2

Los cinco minutos de duración del video han requerido un año de trabajo, tres días de ensayo y cinco de rodaje. La coordinación ha corrido a cargo de la Oficina de Comunicación y Relaciones Externas del IRB que ha contado con un equipo internacional de profesionales: los co-productores Richard Santiburcio Miranda de Fiction Films Barcelona (afiliada de Fiction Films Múnich,  Alemania) y Heidi Berger (Montreal, Canadá) y los coreógrafos Sergi Orduña y Úrsula Aguilera. Las localizaciones del rodaje fueron los laboratorios del IRB Barcelona, los espacios compartidos por la comunidad del Parque Científico de Barcelona y, gracias al apoyo de BCN Film Comission del Ayuntamiento de Barcelona, diversos lugares emblemáticos de la ciudad.

Para presentar el video, no se me ocurre nadie mejor que el fundador y director del instituo desde su creación:

“Es una iniciativa pionera en Europa para un centro de investigación básica. Mostramos porqué la ciencia es pieza clave para el bienestar y cuáles son nuestros retos a través de la diversión, la buena sintonía y la complicidad de la comunidad IRB” Joan Guinovart

Publicado en Investigación | Etiquetado | 1 comentario